LA CASA DE HÍJAR

Genealogía de los Duques de Híjar (manuscrito de 1750, Archivo de las Cortes de Aragón)
Genealogía de los Duques de Híjar (manuscrito de 1750, Archivo de las Cortes de Aragón)

Comenzamos hoy una nueva serie acerca de algunas -que no todas, ya que sería imposible- grandes Casas tituladas europeas. No lo haremos por su relevancia o su importancia estricta, sino que su aparición en esta página se deberá a la consecución que podamos lograr de cualquier tipo de material, inédito o simplemente de interés o escasamente conocido, para traerlo a ella.

Armas de los Fernández de Híjar, Duques de Híjar (fuente: Wikimedia)
Armas de los Fernández de Híjar, Duques de Híjar (fuente: Wikimedia)

En este caso, hay que decir que el hecho de quien inaugure la serie sean los titulares del Ducado de Híjar (hoy en manos, como buena parte de los grandes títulos españoles, de la Casa de Alba) viene determinado por proporcionarles a ustedes este curioso memorial, las Noticias Genealógicas de los Excmos. Sres. Duques de Híjar, manuscrito en 1750 y que figuró, en 2010, en la exposición documental La Nobleza Aragonesa, organizada por las Cortes de Aragón.

Sepulcro de Pedro Fernández de Híjar (Archivo Municipal, Zaragoza)
Sepulcro de Pedro Fernández de Híjar (Archivo Municipal, Zaragoza)

No es, desde luego, el único fondo al que podemos acudir para estudiar al Señorío (creado como baronía por Jaime I en su hijo ilegítimo Pedro Fernández de Híjar, caballero de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén) y posteriormente al Ducado (establecido por Fernando el Católico en 1483, en cabeza de Juan Fernández de Híjar; el VII Duque, Isidro Francisco de Silva, recibió la Grandeza de España de la mano de Felipe V, en 1718), que conoció, a lo largo de los siglos, un incremento exponencial de sus posesiones y títulos; el Archivo del propio Ducado, hoy accesible online, nos permite acceder a un importante volumen de información sobre esta Casa, que pueden así ampliar a su albedrío. Como siempre, les deseo una feliz consulta y una instructiva lectura; y que pasen un buen día.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *