AESTIVUM OTIUM

Bath2
Es decir, vacaciones. Por seguir en latino, sólo recordar que mi casi paisano Lucio Anneo Séneca decía que se reconoce al hombre del esclavo por gozar de la posesión del ocio, lo que -con lógicas pausas e intervalos- acabo de lograr felizmente esta mañana. Eso no quiere decir que no siga en el tajo -hay que terminar un libro, y tengo la obligación de comenzar (y terminar) en este verano dos artículos que me he comprometido a escribir- pero ahora la dedicación será a mis muy queridos archivos, y a gozar del placer de la escritura. Así es que nos reencontraremos en septiembre, Dios mediante. Y para despedirme, ¿qué mejor que hacerlo con la imagen que precede a estas breves líneas? Se trata, sencillamente, de un capítulo  inglés de la Orden del Baño. Saquen, obviamente, sus conclusiones sobre lo que ello significa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *