L’ ORGUEILLEUX GILLES

sceau-rais
Gilles de Laval, barón de Rais (1404-1440). Dibujo de J.C. Colrat

Ha pasado a la historia, sin duda, como uno de los serial-killers más siniestros de todos los tiempos. Orgulloso compañero y factótum de Juana de Arco, uno de los grandes hombres de armas que entregó el reino de Francia a Carlos VII, siendo premiado por el monarca con el título de Mariscal y con el derecho a acrecentar sus armas con las lises galas, Gilles de Laval (llamado de Rais por su principal baronía, 1404-1440) es hoy, a medias, un héroe de los comics más pulps  y un villano presente en la mayoría de las antologías de asesinos en serie.

Sello de cera de Gilles, barón de Rais (Fuente: Wikimedia)
Sello de cera de Gilles, barón de Rais (Fuente: Wikimedia)

“L’ orgueilleux Gilles”, como le denominaron sus contemporáneos, barón de Rais, señor de Pouzauges, Tiffauges, Machecoul, Pornic, Bourgneuf, Champtocé, Conflans y otros lugares, había quedado en su temprana infancia a cargo de su severo abuelo Jean de Craon (por decir sobre él algo más o menos amable: su avaricia, crueldad e impiedad eran notorias), tras la muerte en 1415 de sus padres, Guy II de Laval y Marie de Craon. Su linaje era impecable: enlazaba, entre otros, con los Montmorency y los Rochefort. Algo debió romperse en la adolescencia dentro del joven barón de Rais: la violencia, el orgullo desmedido, la falta de escrúpulos caracterizaron su personalidad desde su juventud. Era, al menos, valiente: una valentía que demostró en el campo de batalla desde muy temprano, al servicio del duque Juan V de Bretaña primero, y después de Carlos VII de Francia.

Gilles de Rais en la Guerra de los Cien Años, un héroe de los pulp-comics
Gilles de Rais en la Guerra de los Cien Años, un héroe de los pulp-comics

En plena Guerra de los Cien Años, la intervención de Gilles al lado de Juana de Arco, la Pucelle (la Doncella), fue decisiva. De hecho, la influencia de Juana amansó, podríamos decir, al fiero Gilles, que quedó fascinado con ella desde su primer encuentro, convirtiéndose en uno de sus mayores valedores y defensores. Su audacia, valor e implacabilidad en el campo de batalla hizo que el rey, en 1429, le nombrara Mariscal de Francia con 25 años. En 1434, ya muerta Juana en la hoguera y perdido el favor real, Rais se refugió en sus posesiones dedicándose a los placeres y a despilfarrar el cuantioso legado dejado por sus padres y su abuelo: devoto del lujo y las apariencias, mantenía un ostentoso nivel de vida en sus residencias (era famosa, por ejemplo, su capilla musical de jóvenes cantores). Su mujer le abandonó, llevándose a su hija de su lado, aunque eso no parece que importara mucho al barón: sus tendencias sádicas, de profundo corte pedófilo y necrófilo, comenzaron a aflorar de donde hubieran estado retenidas hasta entonces: comenzaron las desapariciones de niños y adolescentes en sus señoríos, y con ello la alarma y las murmuraciones de sus vecinos.

El suplicio y ajusticiamiento de Gilles de Rais, por Bouhier
El suplicio y ajusticiamiento de Gilles de Rais, por Bouhier

Rodeado de una serie de siniestros secuaces como Prelati, sus primos Sillé y Bricqueville, Poitou o Blanchet, la carencia de recursos le llevó a la práctica de la alquimia y de ahí a los cultos satánicos, sacrificando horriblemente a niños y jóvenes en sus feudos de Tiffauges, Machecoul o Champtocé: les evisceraba y desangraba tras sodomizarlos, cortándoles las cabezas, cuya belleza alababa durante su descomposición. No sabemos si como una burla o como símbolo de su arrepentimiento -un ejemplo más de su compleja y psicopática personalidad- levantó una capilla dedicada a los Santos Inocentes. Pero las murmuraciones y las protestas llegaron a la corte del duque de Bretaña, harto ya de sus excesos, que delegó en el obispo de Nantes su captura, su procesamiento y por último su ejecución: Rais se declaró culpable de todos los cargos, siendo excomulgado y después condenado a la horca y a ser parcialmente quemado.

El castillo de Tiffauges en el s. XV (Fuente: Axiz.fr)

La fascinación que ejerce la figura de Barbazul, como ha sido motejado, ha llegado incólume hasta nuestros días: académicos, ensayistas, comediógrafos o novelistas populares han tratado de recrear la figura de Gilles de Laval. Pero como siempre, entiendo que lo más adecuado es ir a las fuentes: las extraordinarias -y no aptas, desde luego, para estómagos sensibles- actas de su proceso inquisitorial y de su proceso civil nos mostrarán, con meridiana claridad, la tremenda personalidad del barón de Rais. Y como siempre, que les aproveche la lectura… un poco lóbrega y siniestra hoy, la verdad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *