LA SOMBRA DEL VALIDO

404393_255553_ORI_0
Don Rodrigo Calderón, marqués de Siete Iglesias, por Rubens. Royal Collection.
Ruego se me permita tomar el título de esta entrada de la excelente obra homónima de Santiago Martínez Hernández (que por cierto, pueden disfrutar en parte aquí), para llamar su atención con un ejemplo acerca de la muy conocida figura de los validos -ya mencioné en una entrada anterior al duque de Lerma-, de quien el sujeto de esta entrada, don Rodrigo Calderón, conde de la Oliva de Plasencia y marqués de Siete Iglesias, fue, con otros como Pedro Franqueza, mano derecha durante el muy corrupto reinado de Felipe III: una corrupción de la que el monarca, atrapado en fiestas, cacerías y devociones, se desentendió desde un primer momento al confiar a don Francisco Gómez de Sandoval -creado por él mismo duque de Lerma- la gestión de la Monarquía Hispánica. El caso del ascenso y caída de Calderón fue sintomático (no doy más detalles, ya que creo que la obra de Martínez Hernández merece leerse): sólo hay que ver la diferencia clara entre su triunfante retrato, pintado por Rubens, y la plumilla, atribuida a Alonso Cano, del ya reo en el patíbulo, antes de su ejemplar ajusticiamiento: “Más orgullo que don Rodrigo en la horca” (aunque fue degollado, sin embargo). Y más diferencia aún con sus pobres restos, hoy conservados en Valladolid, de los que nos da cumplida noticia la entrada de este blog: Omnia est vanitas, y todos estamos hechos del mismo barro, por si a estas alturas alguno lo dudaba.
gongora_340_02_gr
Don Rodrigo en el patíbulo (atr. a Alonso Cano)
Fue, en cualquier caso, un epicúreo coleccionista de grandes piezas artísticas, y pájaro de fastuoso plumaje en la corte, menos pacata de lo que pudiera parecernos, de Felipe III. Tuvo no poco medro en las paces (en realidad treguas) entre Inglaterra, las Provincias Unidas y España; conspiró y asesinó por mandato del duque, y llevó su fidelidad al de Lerma hasta el patíbulo de la Plaza Mayor de Madrid, un 21 de octubre de 1621: una muerte cantada en romances, a la que dedicaron también sus versos Góngora y Villamediana.
Rodrigo Calderón_ (1)_redimensionado
Pliego de romances sobre la muerte del marqués (s. XVIII)
Volveremos más adelante sobre este tema, el de los validos (que ya toqué en su día cuando hablé de Richelieu), pero quedan aún muchas de estas figuras por valorar: un Olivares, un Buckingham tendrán, más tarde o más temprano, su sitio en esta página, que lo es de ustedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *