DE LA EDUCACIÓN DEL PRÍNCIPE (I)

De Regimine Principum, de Egidio Romano (s. XIV). Biblioteca Nacional.
De Regimine Principum, de Egidio Romano (s. XIV). Biblioteca Nacional.

Desde la Antigüedad griega, y desde luego a lo largo del Imperio romano y de las Edades Media y Moderna nos llega un género literario, el de la Educatio Principis (la educación del Príncipe), mediante el cual un sinfín de filósofos, escritores, políticos, clérigos y arbitristas de todo tipo trataban de educar, es decir, de influir sobre el futuro monarca para que su reinado fuera un compendio de buen gobierno y una suma de buenos ejemplos para la posteridad.

La educación de Carlos II por Mariana de Austria (Pedro de Obregón, 1671)
La educación de Carlos II por Mariana de Austria (Pedro de Obregón, 1671)

Hoy, con ocasión de las fechas que estamos viviendo en nuestro país, y como complemento de las entradas de la serie “Hispaniarvm Regis” que concluirán el día 19, subo a este su blog algunos títulos de este género literario, dedicado a orientar al príncipe, al futuro monarca, en el camino correcto (al menos tal y como lo entendían sus autores). Algunos son sobradamente conocidos, y otros sin duda les parecerán, como mínimo, raros o singulares: sin embargo, como bien recordaremos, autores como Maquiavelo o Quevedo contaron entre sus obras con ejemplos de este género (¿quién puede olvidarse de El Príncipe?). Aunque algunos de estos ejemplos son, sin duda, menos meritorios que los que acabo de citar, no deberíamos despreciarlos. Comenzaremos nuestro paseo con griegos y romanos, en un compendio realizado por el secretario Diego Gracián en 1570 y dirigido al Emperador Maximiliano II, que incluye obras de Isócrates (De la governacion del reynoAl rey Nicocles), el bizantino Agapeto (Del officio y cargo de Rey, dedicado a el Emperador Iustiniano), y el romano Dión Casio (De la institucion del Principe, y de las partes y qualidades que ha de tener vn bueno y perfecto Rey, dedicado a el Emperador Traiano)

Jerónimo de Cevallos, por El Greco

Lo seguiremos ya en la Edad Media (s. XIV), con un interesante manuscrito de Egidio Romano, De regimine Principum, que nos muestra la importancia que en la tardía Edad Media se concedía al proceder de los príncipes, señores naturales por entonces de tierras, súbditos y vasallos, con su traducción al castellano (contemporánea y realizada para el rey don Pedro I) que aquí les adjunto, realizada por fray Juan de Roma (Juan García de Castrogeriz). Y seguiremos en esta tardía Edad Media, cómo no, con mosén Diego de Valera -autor del que ya he tratado en el pasado-, y su famoso Doctrinal de Príncipes, todo un referente para los años finales del s. XV. Inauguramos el siglo XVI con la Instrucción de 1548, redactada por el Emperador, gran conocedor de su mundo y de los hombres, a su prudente hijo Felipe II, como no podía ser menos; y lo seguimos con el Norte de Príncipes de uno de los más grandes enemigos de este último monarca, su secretario Antonio Pérez. Este género se popularizó -es decir, en realidad se desbordó- en este siglo, y seguiría dando abundantes ejemplos a las prensas a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Añado algunos ejemplos más (sería impensable subirlos todos), para su ilustración: El Espeio del Principe Christiano, de Diego de Monzón (s. XVI); la Institución de  un Rey Christiano, del maestro Felipe de la Torre (1556); o el Arte Real para el Buen Govierno de Reyes y Príncipes, de Jerónimo de Cevallos (1623), al cual podemos hasta ponerle la cara, ya que fue retratado por El Greco. Y podríamos seguir, lo que haremos; pero será en una próxima y última entrada sobre el asunto, dedicada a otros textos similares de los siglos XVII y XVIII.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *