ABDICACIÓN

El futuro Luis I, aún Príncipe de Asturias, por Jean Ranc
El futuro Luis I, aún Príncipe de Asturias, por Jean Ranc

Mañana viviremos un momento histórico: tras casi treinta y nueve años de reinado, S.M. el Rey don Juan Carlos I abdicará la Corona del Reino de España en el Príncipe de Asturias, que pasará a convertirse en Felipe VI, siguiendo así la tradición de los Felipes austríaco-borgoñones de los que el primer ejemplo fue Felipe I el Hermoso, hijo del Emperador Maximiliano y de María de Borgoña. Felipe V, primer monarca de la Casa de Borbón en el trono de España (al que tenía derecho como descendiente de la Infanta María Teresa de Austria, Reina de Francia y consorte de Luis XIV) llevó a cabo, también en su momento, la resignación de sus poderes reales en manos de su hijo, Luis I, en un momento en el que -por un lado- mantenía serias aspiraciones al trono de Francia, y por otro sus depresiones ya casi crónicas no dejaban de guardarle malas pasadas.

Carta de abdicación de Felipe V a Luis I. BNF
Carta de abdicación de Felipe V a Luis I. BNF

Aunque obviamente ambos escenarios no son en absoluto comparables, traigo a esta página algunos documentos relativos a tan singular hecho histórico: en primer lugar, la carta del Rey dirigida al entonces Príncipe de Asturias con ocasión de su abdicación. Le siguen otras piezas singulares, cuyo protagonista es el malogrado rey, que solo ocupó el trono durante 229 días al fallecer de viruela. En primer lugar, la Fabvla Heroyca… o Celebración Festiva… al natalicio del Príncipe, impresa en Sevilla en 1707, y posteriormente una interesante carta, en latín, manuscrita por el Príncipe y dándole cuenta al Rey su padre de su progreso en los estudios. Le sigue otra muestra epistolar impresa acerca de los gozos y fiestas que tuvieron lugar en Sevilla con ocasión de su proclamación como Rey, y le sigue una descripción de las tristes exequias organizadas por el Cabildo de Santa Fe de Bogotá en honor al efímero monarca, ya fallecido. Terminamos con una Relación Verdadera… de las muchas que por entonces se imprimieron, sobre el fin del joven Rey.  Pero todo esto, al fin y al cabo, es Historia ya pasada. El presente -y el feliz comienzo del que esperamos sea un más que dichoso futuro al frente de los españoles- lo viviremos mañana, cuando a lo largo de la tarde S.M. Don Juan Carlos I resigne la Corona de nuestra vieja y secular nación en las jóvenes manos de su hijo. Por todo ello, por su tino y su generosidad, como decíamos aquí también hace escasos días, gracias, Señor.


Un pensamiento sobre “ABDICACIÓN”

  1. Mi Estimado Juan:

    Como en otras dos ocasiones hice, GRACIAS por tu EXCELENTE aportación a la historia y “a mis tardes”…delante del ordenador..

    FELICIDADES también por tan justas palabras…Hacia Su Majestad y la Corona…

    Saludos

    Javier G. Baquero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *