DE LA EDUCACIÓN DEL PRÍNCIPE (Y II)

Y hoy debemos tomar el término príncipe, nunca mejor dicho, como princeps, el primero entre todos, porque nuestro Príncipe ya es Rey, y ha revalidado con nota -¡y mucha nota!- su nueva condición, como ayer pudimos ver con más que meridiana claridad. Y como bien podemos comprender también, la educación, el aprendizaje de quien hoy es Jefe del Estado no termina con la asunción de su cargo, sino que continúa a lo largo del tiempo: “¡Banzai!” (es decir, “¡Diez mil años!”), deseaban los japoneses a su Emperador en su entronización, pretendiendo una larga vida para su nuevo monarca: no es poco tiempo para dedicarlo a aprender, ¿verdad?

Armas de S.M. don Felipe VI de Borbón y Grecia (Schleswig-Holstein Sonderburg-Glücksburg), Rey de España. Diseño original modificado sobre las armas del Príncipe de Asturias, obra de Carlos Navarro
Armas de S.M. don Felipe VI de Borbón y Grecia (Schleswig-Holstein Sonderburg-Glücksburg), Rey de España. Diseño original modificado sobre las armas del Príncipe de Asturias, obra de Carlos Navarro

Así es que terminamos hoy con este brevísimo ciclo dedicado a la educación del príncipe con algunos títulos más, estos ya de los siglos XVII al XIX, centurias en las que este género proliferó con la clara intención de poner en el camino correcto al futuro o novel monarca, instándole a adoptar aquellas medidas entendidas en cada momento como pertinentes para la consecución del tan deseado bienestar público (ayer, por cierto, las cosas sucedieron al revés: fue felizmente nuestro nuevo Rey quien leyó una más que acertada y educativa plana, para instarnos a todos -políticos incluidos- a obrar en consecuencia por el bien de España. Y resultó ser una gratificante novedad).

Captura

Por tanto, felicitándonos por el día de ayer y augurando aún mejores días para el porvenir, les paso los siguientes enlaces, que creo de interés, para que compartan conmigo estas tan recomendables lecturas durante el próximo fin de semana, y que son las siguientes: el Govierno de principes y de sus Consejos para el bien de la Republica… de Juan de Madariaga (1626), unas anónimas Máximas morales y políticas para el govierno de Príncipes, fechables en el s. XVIII; el clásico Del rey y de la institución de la dignidad real (1640), de la mano del ilustre fray Juan de Mariana (1640), en una edición de 1845; el curioso Abecedario de principes para el uso del Serenissimo Señor D. Luis de Borbon, Príncipe de Asturias… de Juan de Haller (1713), y por último la obra de Melchor de Macanaz (1789, menudo año) titulada Auxilios para bien gobernar una monarquia católica, o Documentos, que dicta la experiencia, y aprueba la razon, para que el monarca merezca justamente el nombre de Grande Así es que aquí los tienen, y que los disfruten. Y que nuestro nuevo Rey siga felizmente, para provecho de todos los españoles, tan esperanzada y didáctica senda que ayer inició, y que he querido celebrar con esta entrada. Buen fin de semana.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *