SOBRE LA NOBLEZA DE LAS DOS SICILIAS

P02190
Fernando IV, rey de Nápoles, por A.R. Mengs
Aunque ya nos hemos referido colateralmente en otras entradas de este blog a la nobleza del reino de las Dos Sicilias (caso de las obras de Lampedusa y De Roberto), creado en 1816 por Fernando IV de Nápoles tras las guerras napoleónicas, que habían expulsado a la dinastía borbónica descendiente de los reyes españoles y aragoneses, subo a la página algunos instrumentos de interés con los que podremos hacernos una inicial y pequeña biblioteca sobre este tema. Cronológicamente, el primer texto que adjunto es el Discorsi delle Famiglie Nobili del Regno di Napoli de la mano de Carlo di Lellis, impreso en Nápoles en 1654 durante la dominación española, en el que se recogen ordenadamente los stemmae (armas heráldicas) y la crónica de los hechos de las principales familias napolitanas, muchas de ellas de origen francés o español.
Stemma_Regno_dello_Due_Sicilie_1855
Armas del Reino de las Dos Sicilias (1855)
Otros textos más genéricos, como el Delle cerimonie pubbliche, delle onorificenze, della nobiltà e de’ titoli e degli Ordini Cavallereschi nel Regno delle Due Sicilie, editado en Nápoles en 1854, nos ofrecen una clara visión sobre la estructura de la corte borbónica, que completa el Almanacco Reale para el año de 1841. Y otras obras mucho más concretas sobre linajes o familias específicas nos aportarán variada (y a veces no demasiado fiable, desgraciadamente) información acerca de los mismos, como es el caso del linaje de los Monforte, condes de Campobasso o de los Galluppi di Tropea; o nos darán diversas referencias sobre algunas localidades y la nobleza que en ellas residía, como será el caso del Cenno Storico della città di Rossano, de 1838. Pero es sin duda la gran obra de Erasmo Ricca, estudioso de la historia medieval, feudal y de la nobleza napolitano-siciliana a mediados del siglo XIX, la que recogerá la mayor cantidad de información sobre el estamento. De ella les incluyo sus volúmenes segundo, tercero y cuarto (lamentando enormemente no haber podido hallar el primero), para su ilustración y su conocimiento. 
Y que pasen un buen domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *