DE HISTORIA, DE VERDADES HISTÓRICAS Y DE BUENA EDUCACIÓN

Retrato de Felipe IV ("de Fraga") pintado por Velázquez durante la campaña de Cataluña
Retrato de Felipe IV (“de Fraga”) pintado por Velázquez durante la campaña de Cataluña

– ¿Pero va usted a hablar de política? ¡Hombre, no, que bastante paliza nos ha dado estos días ya con sus indisimuladas simpatías monárquicas, que ya está bien, que se hace usted cansino!
– Ya, ya, si no se lo niego… si es que me ha podido la emoción, amigo. Pero es que si no trato la cuestión reviento, usted comprenderá; y al fin y al cabo, aunque sea tangencialmente, lo que voy a decir tocará en algo el tema monográfico que ocupa a este blog, ¿sabe? Y al fin y al cabo no se me queje, oiga, que aquí se trabaja de balde para darle un entretenimiento de calidad. Así es que déjeme tomarme alguna licencia y alguna alegría, y prometo no molestarle excesivamente en el futuro con mis cosas… (se trata, obviamente, de un diálogo espurio).
En fin, que a lo que voy: el otro día debo confesar que me pegué a la tele desde primera hora de la mañana –tele que por mi parte, en mi casa, no pasa de ser un mueble más al que tampoco presto demasiada atención-, siguiendo desde el minuto uno la proclamación del Rey. Por ello no pude evitar molestarme, primero, y encresparme después por la pésima educación mostrada por el par de paletos que representan a dos históricas regiones de nuestra común España: el País Vasco y Cataluña. Bien es cierto que el peneuvista Urkullu fue básicamente al rebufo del vendedor de lavadoras catalán, que decidió hacer bandera -una senyera muy poco señora por su parte- de la más impresentable, ramplona y patética grosería que han visto mis ojos en mucho tiempo. Pero, claro, no creo que pueda esperarse más de ese par, líderes de pueblo y que no de pueblos, que para lo que hicieron y para lo que estuvieron, mucho que sobraron.

Hay que recordar, al hilo de esto, que en estos últimos años -y pagado por todos los españoles, además de por los catalanes, que también lo son- se ha creado un lobby (no se le puede llamar think tank, porque el think brilla por su ausencia) de seudohistoriadores apesebrados y refugiados en el INH, inenarrable fundación cultural cuyo conocimiento encomio, porque no tiene desperdicio: aquí tienen una perla acerca de lo que estos señores entienden como su historia; y pueden compararla -también en catalán subtitulado- con las incontestables conclusiones a las que llega el grupo de historiadores también catalán Somatemps, que no tiene nada que ver (en seriedad, en rigor y en veracidad) con los paranoicos disparates expuestos por el singular Cucurull -¿cucurucho?- destacado miembro de la ANC.
En fin, como ya hemos hablado de educación y de verdades históricas, paso directamente a la Historia, que hoy tiene mucho que ver con Cataluña y en concreto con la Guerra de los Nueve Años, que como bien sabemos enfrentó a España con Francia (en medio Cataluña, claro, y las visiones disparatadas de Pau Claris, que nos costaron el Rosellón), y que como suelo saco de un documento: el 25 de marzo de 1642, la secretaría de Felipe IV remitía a don Francisco de Saavedra, distinguido aristócrata sevillano y del linaje de los condes de Castellar, una cédula que decía lo siguiente:

“Después de auer el Rey nuestro Señor (que Dios guarde) usado todos los medios que se han uisto para reduzir a la Prouincia de Catalunia a Su obediencia, y a lo que a sus naturales conuiene, mouido del zelo del Seruicio de Dios, del mayor bien de la Religion, y del amor q bien conserua à aquellos vassallos, y particularmente a los fieles (q son muchos) se ha resuelto de salir en persona, y ir à Aragón para assegurar, y alentar aquel Reyno, y el de Valencia, que con tantas finezas lo merecen, y a boluer por un camino, ò por otro a los Catalanes a lo que deuen […] y para esto partirà desta Corte a los veinte y tres de Abril deste año precisamente de que me ha mandado Su Magestad avise a V.m. para que le venga a servir en esta jornada, conforma a su obligación, en ocasión tan grande, que no admite dilacion, ni escusa […]” (Archivo General de Andalucía, Fondo Arias de Saavedra, legajo 3775, nº 33).

Felipe IV y Felipe V influyeron no poco en la historia de Cataluña: ¿tendrá que hacerlo también Felipe VI? Esperemos que no sea de la misma manera, y que la pieza teatral que algunos están representando no pase de ser un ridículo sainete. Y para meditar algo sobre ello, ¿qué mejor que escuchar el Cant des Ocells, todo belleza y serenidad, una pieza referencial compuesta en el s. XVIII y dedicada, por cierto, al gran monarca reformador que fue Carlos III, de la mano de ese catalán y español universal que fue Pau Casals?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *