¿Y POR QUÉ NO CORONACIÓN?

Corona tumular (s. XVIII) y cetro o bengala (s. XVII) de los Reyes de España
Corona tumular (s. XVIII) y cetro o bengala (s. XVII) de los Reyes de España

En estos días han salido a la prensa mil millones de informaciones, de artículos, de opiniones y de comunicaciones acerca de la “coronación” del Rey Felipe VI. Al hilo de ellas, y poniendo mi propio granito de arena, vuelvo a retomar un tema del que ya traté en su día, el de las coronaciones, que por cierto en España no son tales desde la de Juan I de Castilla (1379), ya que seguidamente se vieron sustituidas por las proclamaciones regias, alusivas -al menos según la tradición pactista castellana y aragonesa: no olvidemos ese “nos, que somos tanto o mas que vos“- al claro pacto entre el monarca y su reino, primero con sus ricoshombres y posteriormente, ya en el caso de las monarquías constitucionales, con su pueblo: un pacto que proviene del arcaico sistema de clanes gótico, llevado también a otras geografías europeas, como ocurre en el caso del thane inglés.

Libro de la coronación de los Reyes de Castilla (s. XIV), representando la coronación de Alfonso XI
Libro de la coronación de los Reyes de Castilla (s. XIV), representando la coronación de Alfonso XI

Por ello, la aquilatada tradición -verbigracia, británica- de la coronación, con su rico ritual religioso que en el caso de Francia puede remontarse a la época merovingia y que bebe de las fuentes de la unción sagrada de los reyes de Israel, no se da en España. Inglaterra incluso mantiene en su ceremonial no sólo la sagrada unción con la ampulla, sino también el ceñido de espuelas y de espada, símbolo de la Justicia (un extraordinario ejemplo de espada ceremonial medieval se conserva en la Catedral de Sevilla, y fue propiedad de Fernando III de Castilla, usándose aún en la actualidad en algunas ceremonias), además de usar otra simbólica regalia, como las coronas, los cetros, el anillo etcétera, entronizando a sus reyes en el trono de Eduardo el Confesor en el que se halla empotrada la sagrada piedra escocesa de Scone. Religión, magia, tradición y un riquísimo imaginario se suceden en estas coronaciones británicas, como fiel trasunto de las que en la Edad Media se llevaban a cabo en Reims por la monarquía gálica.

La regalia de la coronación británica: Coronas, orbe, espadas, cetros, espuelas, anillo y ampulla con la cuchara para dispensar el óleo sagrado
La regalia de la coronación británica: Coronas, orbe, espadas, cetros, espuelas, anillo y ampulla con la cuchara para dispensar el óleo sagrado

Sin embargo, no es así en España: de hecho, los Reyes juraban no sólo en unas Cortes sino en todas; en Burgos, la Corona de Castilla. En Monzón, la Corona de Aragón. En Vizcaya, los fueros y privilegios. Y hace unos días, Felipe VI lo ha hecho en el Congreso de los Diputados, ante las Cortes Españolas -congresistas y senadores, menos los que faltaron; que todos convendremos que mucho mejor estaban fuera-, “depositarias de la soberanía nacional”, como bien dijo Su Majestad el día de su feliz proclamación. Sirva por tanto, como dije en un principio, como breve aclaración y como propio granito de arena sobre este asunto esta entrada de hoy del blog: proclamación, y no coronación. Spain is different. Y ahí queda.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *