MÁS EJECUTORIAS DE HIDALGUÍA, II

Mapa de bits en Gráfico1b
Continuando con nuestra nueva colección de ejecutorias de hidalguía, subo hoy a la página otra perteneciente a los fondos de la Biblioteca Nacional: en concreto, la de “el Yllustre Señor Capitán Martín de Angulo Montesinos, [que] se recivió en esta Villa de Ossuna año de 1567”. Esta excepcional obra, por su gran calidad y la abundante información que aporta figuró en la exposición “El documento pintado”, que se celebró en la BN de Madrid, en el año 2000.
Mapa de bits en Gráfico1a (2)
Son muy curiosas las anotaciones marginales en el documento, que nos permiten apreciar de primera mano la importancia que estas ejecutorias tuvieron en su momento. Quizá la más significativa en este caso sea la nota en el verso de la última hoja de guarda: “Gasté en este pleyto de mi hidalguía y libertad, con lo que costó sacar esta executoria, plata y encuadernación, escritura y su iluminasión de ella trezientas y veinte y dos mil y setesientos y cincuenta y siete reales, y duró el pleyto desde que en Granada se puso la demanda, que fue a diez de mayo de mill y quinientos y cincuenta y tres años, hasta que se sacó esta executoria, que fue a nueve de octubre de mill y quinientos y sesenta y siete años, catorce años. Martín de Angulo [firma y rúbrica]”. No era barata, como vemos, la obtención -precedida casi siempre por un largo y costoso litigio- de una ejecutoria, atesorada entre los bienes más valiosos del linaje: al fin y al cabo, concedían a su poseedor libertades, franquezas y exenciones fiscales (¿qué haríamos nosotros hoy en día con un documento que nos exonerara del pago del IRPF? Menudo tesoro…).
Mapa de bits en Gráfico1 (2)
La ejecutoria está precedida de un árbol genealógico impreso en papel plegado, fechable en el s. XVIII y lujosamente decorada con tres miniaturas a página entera, que representan a la Virgen y al Niño, con Martín de Angulo y Gonzalo Montesinos arrodillados a sus pies (h.1v); el escudo familiar inscrito en una gran rocalla (h. 2r); y Santiago a caballo batallando (h. 2v). Todos están rodeados por ricas orlas de grutescos. Aparecen numerosas letras capitales iluminadas, con representaciones de santos; la última de ellas con el retrato de Felipe II. Una joya, en fin. Y pueden descargarla en pdf aquí. Y a disfrutar, que seguiremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *