CERTIFICACIONES DE TÍTULOS

Mapa de bits en Gráfico1a (3)
Mucho se ha escrito últimamente en el ámbito académico acerca de las concesiones de títulos nobiliarios en el arco temporal que va desde el reinado de Carlos II, último monarca de la Casa de Austria, y el de Felipe V, primero de la Casa de Borbón. Inevitablemente, hemos de remitirnos sobre este asunto a los recientes trabajos de Antonio J. Rodriguez Hernández (que lamento no poder proporcionarles online, dado su gran interés) y de María del Mar Felices de la Fuente, esta última con varios trabajos de importancia. Yo mismo he tocado el tema en otro artículo, al que les he remitido en el pasado. De hecho, el problema del beneficio (es decir, la compraventa de títulos entre Administración y particulares), que apreciamos como moneda corriente en estas fechas no sólo se daba en la península, sino también era frecuente en otras zonas de la Monarquía Hispánica, como evidencia Maruri Villanueva, además de serlo igualmente en el caso de muchos y diversos oficios y no sólo en relación con los propios títulos, como nos muestra Jiménez Estrella. Y todo ello a través de un cuidadoso proceso de ascenso y ennoblecimiento. Teniendo en cuenta la mucha lectura que tienen ya -y para varios días, creo- con los artículos que anteceden, me limito a traerles hoy, por último, un bello manuscrito, como suelo hacer.
Mapa de bits en Gráfico1 (3)
Se trata del título de Marqués del Arco, dado a Don Gaspar Márquez de Prado y Bracamonte, concedido en 14 de julio de 1687, con una interesante alusión al origen beneficiado (y por tanto, vitalicio hasta que se convirtió en transmisible) en una de sus páginas: “Por orden de 14 de enero de este año sea servido Su Magestad declarar que los títulos de Castilla que están concedidos desde el año de 1680 a esta parte … queden perpetuos y por ser este de los comprehendidos en dicha orden se pone esta nota”. El título fue dado en Madrid, a 14 de julio de 1687, y concedida la perpetuidad en 1694.
Mapa de bits en Gráfico1c
El documento, muy bien conservado y al que le acompaña una provisión notarial del siglo XIX, está profusamente decorado con ocho miniaturas a página entera, representando la casa familiar de los Márquez en Neila (h.1r); un retrato del Conde Fernán González (h. 1v); un retrato de Juan de Márquez con sus armas, arrodillado ante la aparición en un árbol de la Virgen con el Niño (h. 2r); el escudo de armas de los Márquez con el antiguo blasón, que usaron antes de titularse (h. 2v); el escudo nobiliario iluminado, enmarcado en orla con atributos guerreros (armadura, venera, banderas, espadas, etc.) y cuatro figuras de musulmanes prisioneros, según se desprende de su representación en la parte inferior (h. 3r); una imagen de la Virgen con el Niño, flanqueada por San José y Santa Ana, y en posición inferior, diferentes representaciones de San Francisco y Santo Domingo, y de los Padres de la Iglesia (h. 4r); además del retrato del rey Carlos II en el trono, con los atributos y alegorías del poder que representa: en la parte inferior dos miembros de la familia sostienen y muestran sus escudos nobiliarios, ayudados por dos angelitos (h. 5r); en página siguiente, encontramos una alegoría de la Corona, representada por una figura hercúlea que sostiene en su espalda una esfera, en cuyo centro se ha estampado el sello de Carlos II y la fecha de la concesión del título, que se enmarca en una orla en la que cuatro figuras representan los diferentes continentes. A los pies una leyenda sostenida por dos ángeles, en la que se lee “Don Carlos, por la Gracia de Dios” (h. 6). A continuación, todas las hojas de texto están orladas y decoradas con motivos vegetales y mitológicos, en los que se representa a Júpiter, Juno, Venus, Marzo, Febo, Minerva, Baco, Ceres, Saturno, Diana, Mercurio y Palas Atenea (h. 7 -9v). Un rico ejemplar miniado y decorado que pueden descargarse aquí. Y hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *