CANCIÓN A LA PÉRDIDA DEL REY DON SEBASTIÁN

Rey Sebastian C.Morales MP
El rey don Sebastián, por Cristóbal de Morais
El 4 de agosto de 1578, moría en el campo de batalla de Alcazarquivir el último monarca de la dinastía de Avís, don Sebastián de Portugal. Este último era hijo del príncipe don Juan de Avís y de doña Juana de Austria, hermana de Felipe II de España. Esta pérdida inspiró cientos de poemas y de romances, muchos de ellos reflejados en el cancionero, como esta pieza titulada Puestos están frente a frente, en alusión a los ejércitos lusitano y marroquí, en una batalla donde murieron los tres monarcas que participaron: el rey portugués (lo que, andando el tiempo, llevaría al trono luso al propio Felipe II) y los dos pretendientes al trono marroquí:
Los dos valerosos campos,
Uno es del Rey Maluco,
Otro de Sebastiano,
El Lusitano. 
Moço, animoso y valiente, 
Robusto, determinado, 
Aunque de poca experiencia 
Y no bien aconsejado, 
El Lusitano. 
Brama que envistan los moros, 
Y el exército contrário 
Ya se vá llegando cerca, 
¡Aellos (dize), Santiago!, 
El Lusitano. 
Dispara la artelharia 
La nuestra mal disparando, 
Llueven balas, llueve muerte, 
Saetas y mosquetazos. 
El Lusitano. 
Que por los lados ya todos 
Es vanguardia nuestro campo 
Y con sangre de los muertos 
Está echo un grande lago. 
El Lusitano. 
Todo lo anda el buen Rey, 
Dando muertes muy gallardo, 
La espada tinta de sangre, 
Lança rota, sin cavallo. 
El Lusitano. 
Que el suyo passado el pecho, 
Ya no puede dar un passo, 
A George Dalbiquerque pide 
Le dé su rucio rodado. 
El Lusitano. 
Daselo de buena gana, 
Y el Rey cavalga de un salto, 
Mirale el Rey como jaze, 
De espaldas casi espirando. 
El Lusitano. 
Mas le dize que se salve, 
Pues todo es roto en pedaços, 
Y el Rey se vá a los moros, 
A los moros Sebastiano, 
El Lusitano. 
Busca la muerte en dar muertes, 
Sebastiano el Lusitano, 
Diziendo aora es la hora, 
Que un bel morir, tuta la vita honora. 
Batalla de Alcazarquivir
Este bel morir petrarquista del rey portugués desarrollaría una leyenda, la del sebastianismo, la del Rey durmiente que ayudaría a Portugal en los adversos avatares que sufrió desde su muerte hasta la independencia de la antigua Lusitania como nación ajena a la Corona española un siglo después: una leyenda de la que se benefició el impostor Gabriel de Espinosa, el pastelero de Madrigal, que se hizo pasar por el monarca fallecido y que sería ejecutado en 1595. Aún hoy se conmemora al desaparecido rey portugués, uno de los referentes heroicos de nuestra nación vecina, en una orden dinástica de la actual casa pretendiente de Braganza: la de San Sebastián de la Flecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *