Archivos de la categoría Entradas

PROTOCOLO Y ETIQUETA

Varios enlaces a diversos títulos sobre protocolo y etiqueta, tan importantes, necesarios… y ausentes de nuestras formaciones regladas. Y así nos va…
Que les aprovechen:
Etiquette: The Original Guide to Conduct in Society, Business, Home, and More
Modern Manners: The Essential Guide to Correct Behaviour and Etiquette
The Essentials of Business Etiquette: How to Greet, Eat, and Tweet Your Way to Success
Everyday Etiquette: How to Navigate 101 Common and Uncommon Social Situations
The Gentleman’s Guide to Cool: Clothing, Grooming, Etiquette
From Clueless to Class Act: Manners for the Modern Man
The Complete Idiot’s Guide to Etiquette, Second Edition

LA ÉTICA CABALLERESCA, EN EL AULA

El libro que hoy traemos a este blog, Social Aesthetics and the School Environment: A Case Study of the Chivalric Ethos, teoriza la gestión estética del aula a través de un enfoque hermenéutico con tres campos de estudio: La historia y los fundamentos filosóficos de la caballería, la popularizacion de la caballería a través de la era victoriana y la identidad caballeresca en la formación ofrecida en el aula por los maestros en el siglo XXI. El objetivo del libro es examinar la relación entre el ethos caballeresco y la educación, un valor en alza en unos momentos en los que vemos que la enseñanza, precisamente, en algunas regiones de nuestra España no se ha dejado en las mejores manos. El estudio de caso presentado aborda más específicamente la siguiente pregunta: ¿cómo se puede teorizar la caballerosidad en un entorno educativo? Attwood señala y traza en este trabajo el concepto social medieval de la caballería a través de los siglos y sostiene que se ha manifestado en la construcción social del aula del siglo XXI.

DIPLOMACIA SOLAR

Age of Louis XIV: The Rise of Modern Diplomacy. En esta obra, William James Roosen ha escrito el primer estudio general de la diplomacia europea en la época de Luis XIV, que se basa en las prácticas e instituciones reales de esa época. Aunque el siglo XVII no haya sido un período de grandes innovaciones en la diplomacia internacional, nos proporciona una ilustración importante del “funcionamiento de un sistema que se adapta bien a las necesidades gradualmente cambiantes de su tiempo” y que ha sido llamado “la mejor forma de diplomacia jamás desarrollada “. Este libro nos descubre las relaciones entre las estructuras ideológicas y socioeconómicas, y las personalidades diplomáticas que han influido en la diplomacia moderna: miembros de una aristocracia asociada desde antiguo a las cancillerías reales. Además, aporta el único estudio disponible sobre las realidades de las prácticas diplomáticas en la Europa del siglo XVII y ofrece una excelente base de comparación con las relaciones internacionales del siglo XX, con la esperanza de que “estudiar las primeras personalidades, instituciones y prácticas diplomáticas modernas debería aumentar nuestra comprensión de las relaciones internacionales en la actualidad”.

OTRA VEZ DESDE LA ATLÁNTIDA

Tal y como los emigrados rusos nombraban a la Rusia prerrevolucionaria, perdida para siempre después de 1917. Traemos hoy aquí un nuevo libro, Former People: The Final Days of the Russian Aristocracy, de Douglas Smith, una obra épica que nos cuenta la historia de la aristocracia rusa, atrapada en el torbellino de la revolución bolchevique. Lleno de relatos escalofriantes de palacios saqueados y haciendas en llamas, de campesinos saqueadores y soldados del Ejército Rojo, de encarcelamiento, destierro y ejecución, es la historia de cómo una élite de siglos de antigüedad, famosa por su esplendor y su riqueza, fue desposeída y destruida junto con el resto de la antigua Rusia. Sin embargo, es también una historia de supervivencia de cómo sobrellevaron las heridas psicológicas infligidas por la pérdida de su mundo y las décadas de represión, de cómo lucharon por encontrar un lugar para ellos y sus familias en el nuevo orden de la Unión Soviética. Es una crónica de la suerte de dos grandes familias aristocráticas -los Sheremetev y los Golitsyn- que nos revela cómo, incluso en las más oscuras profundidades del terror, la vida cotidiana continuaba. Pueden descargarla de este enlace.

GENTLEMEN RURALES

De eso trata, precisamente, la entrada de hoy. De la británica gentry, compuesta por gentlemen rurales, beneficiados por la expropiación de los bienes eclesiásticos que se produjo en Inglaterra desde el reinado de Enrique VIII, y posteriormente por la liquidación de las tierras comunales que se llevó a cabo a lo largo del reinado de los Estuardo. Esta obra de Felicity Heal y Clive Holmes, editada en 1994 y un verdadero referente sobre este interesantísimo tema, es el primer análisis completo de la nobleza en el período moderno temprano desde la obra de Mingay, The Gentry: the Rise and Fall of a Ruling Class (1976),  ofreciendo una síntesis de los trabajos recientes sobre este grupo social y político clave. Pueden descargarlo aquí. Y que les aproveche, como siempre.

FAKE ORDERS

Es decir, que hoy vamos a hablar -aunque como saben, no me gusta meterme en tales charcos y los evito por principio- de las fake orders, también conocidas como self-styled orders, o en llano y paladino castellano de toda la vida, de las órdenes falsas: algo que no he podido evitar, al ver reflejadas en webs y redes sociales (y cada día en mayor número) la proliferación, casi bacteriana, de todo este tipo de, hum… llamémoslas instituciones.

Falsos templarios (de una página en Facebook)

Fácil caladero donde pescar incautos, corporaciones que ofrecen a aquellos que las ansían alguna manera de reconocimiento, reflejada en condecoraciones, fantásticos y coloridos atavíos, estandartes, banderas, ceremonial, las órdenes falsas permiten a personas y a individuos que no hubieran nunca podido acceder a órdenes legítimas y canónicas la satisfacción de verse reconocidos dentro de un grupo que, desgraciadamente, suele caracterizarse por la rampante mediocridad de sus miembros. No nos equivoquemos, sin embargo: estas instituciones abarcan lo que podríamos definir como una cuota de mercado específica para clientes que no pueden acceder a un mercado superior. Es decir, y trivializando, son como la tienda de electrodomésticos que ofrece a sus clientes ventiladores, en lugar de inalcanzables aires acondicionados. Al cabo esto es el reflejo social de la necesidad, por parte de grupos que pertenecen a una burguesía de corte raso o como mucho medio, de legitimar un ascenso imaginario, la asunción del premio que supone coronar de este modo -aunque sea un modo espurio- una por otra parte honrada y productiva vida profesional, pongamos por ejemplo.

El increíble Evgeni Minchev von Bul (sí, sí, es el de la izquierda)

Veremos también -cómo no- chapotear resplandecientes en estos charcos y lagos a listos y aprovechados autoproclamados descendientes legítimos e incontestables de tales o cuales casas  reales -o incluso imperiales, ¿por qué no?-, vestidos y decorados como el gran visir de Solimán el Magnífico o como la propia reina de Saba, que además hacen caja gracias a la ingenuidad (o a la vanidad) de sus desprevenidos clientes. Algunos de ellos, se lo aseguro, son inefables.

Es que ya no se respeta nada, oiga

Las argucias pueden ser múltiples: reconstruidas órdenes del Temple, falsificadas órdenes de Malta -de esas hay docenas-, plagiadas órdenes de Carlos III;  o, buscando la homonimia, se usan topónimos venerables -tales como el de la española orden, por ejemplo, de Santiago- para recrear, muchas veces con heráldicas más propias de un centro comercial que de dicha venerable disciplina armera, ceremoniales medievales que, en tal contexto, no tienen ni pies ni cabeza. Esto ha hecho levantar la cabeza, entre otras instituciones del mayor respeto, a la Iglesia Católica: que en una conocida nota de prensa de su Secretaría de Estado deja muy claro qué es correcto y qué no (refiriéndose, lógicamente, a aquellas corporaciones que se hallan directamente bajo su amparo). Aunque no parece que haya servido de mucho, ya que estas órdenes siguien proliferando muy a sus anchas, y sus inefables comendadores y grandes maestres haciendo de las suyas por ese campo sin roturar que es Internet. ¿Algo inevitable? Pues me temo que sí.

“Royal regalia” en sillas de plástico, y un clon de Elton John

En fin, y como suelo, les adjunto diversos enlaces al fenómeno, para saber más, conocer más, y ¿cómo no?, también pasar una divertida jornada de sábado. Hay mucho más, pero entonces la entrada de hoy  se haría eterna. De lo mejor es este blog dedicado a mostrarnos las andanzas de los titulares de estas órdenes falsas, con su complemento en redes sociales: https://faketitlesandorders.wordpress.com/
https://www.facebook.com/FakeOandT/
El Catholic Herald, sobre el tema: http://www.catholicherald.co.uk/commentandblogs/2012/11/15/fake-equestrian-orders-what-drives-men-to-playact/
En Facebook, uno de los pantanos virtuales donde chapotean felizmente estos sujetos: Chivalric Fantasists and Would-be Knights: https://www.facebook.com/chivalricfakes/
Una interesante reflexión sobre el tema: https://jeremyblevins.com/2017/02/26/the-allure-of-fake-orders-of-chivalry/
Sobre las falsas órdenes de san Juan de Rodas y de Malta: http://www.geocities.ws/maltesefakes/stjohn1.html
http://www.defence.gov.au/Medals/_Master/docs/DHAM/48B.pdf
Falsos templarios: https://www.facebook.com/prec.esp/

CUATROCIENTAS

¡Cuatrocientas entradas ya, desde que ingresamos en el servidor Hypothèses! Y para celebrarlo, subo aquí un interesante manuscrito, un armorial (BNE, MSS/11659) de esos que a ustedes tanto les gustan -con las ejecutorias, los mayores reclamos de este blog- que sin ser un ejemplo como otros que he subido en el pasado, de pura belleza heráldica, sí lo es, y mucho, como un sobresaliente recopilatorio de información: se trata de una “copia de unos papeles sueltos y maltratados que escribió Ambrosio de Morales, mandada realizar por Alfonso Guerra y Sandoval, para que no se confundan tan apreciables noticias”, una obra de Lorenzo de Padilla, aumentada por Tirso de Avilés y por Juan Alfonso Guerra y Sandoval, Rey de Armas de Felipe V. La primera obra (según consta en la portada), se empezó a escribir el 13 de febrero de 1713; la segunda (según consta en f. 94), la hizo copiar, en 1729, Juan Alfonso Guerra y Sandoval. Merece la pena consultarla y conservarla, y con ella nos despedimos hasta septiembre: bien merecen un descanso estas cuatrocientas entradas, ¿o no?

EN ALAS DE LA MODA

Subimos hoy un excelente catálogo del MET neoyorquino: Haute Couture, que pueden descargarse en este enlace pulsando el botón Download pdf. Se trata de una minuciosa investigación acerca de la historia de la alta costura, desde la formación de la casa Worth en París a mediados del siglo XIX a los principales diseñadores de la actualidad. El libro se centra en los oficios altamente cualificados que son esenciales para la producción de alta costura. Capítulos separados examinan las técnicas de sastrería y los acabados, tejidos, drapeados y la intrincada decoración que producen los bordadores, costureros y otros artesanos en quienes los couturiers o modistos confían para la ejecución de sus ideas.

LA CASA DEL PRÍNCIPE DON JUAN

Gonzalo Fernández de Oviedo, historiador de la presencia española en América, escribió para Carlos V una memoria acerca del funcionamiento, orden y gobierno de la casa del príncipe don Juan de Aragón, primogénito de los Reyes Católicos –a quien ya hemos dedicado alguna pasada entrada-, que posteriormente serviría como una de las propuestas para organizar la casa del príncipe Felipe, después Felipe II.  Pues bien, sobre esta casa nos habla hoy José Damián González Arce, con una exhaustiva monografía sobre la casa del príncipe don Juan: La casa y corte del príncipe don Juan (1478-1497). Economía y etiqueta en el palacio del hijo de los Reyes Católicos.  Se trata sin duda de un excelente y muy recomendable trabajo, que merece la pena descarguen y disfruten. Y buena tarde.

 

HIJOS Y HEREDEROS

El zarévich Alexei Nikoláievich Románov, heredero al trono ruso, en 1909

Subimos hoy al blog esta excelente monografía: Sons and Heirs. Succession and Political Culture in Nineteenth-Century Europe, editada por Frank Lorenz Müller y Heidi Mehrkens, de la Universidad Saint Andrews. Se trata de un espléndido trabajo focalizado en la sucesión de las monarquías europeas decimonónicas a través de la figura del heredero de la Corona. Mediante varios estudios de caso, tales como la Alemania de los Hohenzollern, la Italia de los Saboya, la Casa de Württemberg, el principado de Gales, la Casa de Habsburgo, la Corona danesa, la sucesión de Alfonso XII en España -este último de nuestro particular interés-, el trono belga etc., los autores realizan un concienzudo seguimiento de las luchas de poder, facciones cortesanas, oportunidades y conflictos en el acceso al trono de algunos de los monarcas más significativos del período: Eduardo VIII de Inglaterra, Guillermo II de Alemania o Alfonso XIII de España. Desde luego para leerlo, disfrutarlo y guardarlo en sus bibliotecas digitales. Y que les aproveche.

LUJOS RENACENTISTAS

Hoy asociamos el Renacimiento con la pintura, la escultura y la arquitectura -las artes “principales”. Sin embargo, los contemporáneos a menudo llevaban a cabo las obras de arte “de menor importancia”, adornadas con piedras preciosas, armaduras ricamente embellecidas, espléndidos tapices y bordados, música y espectáculos efímeros. Isabel de Este, Marquesa de Mantua, legaba a sus hijos jarrones de piedra preciosa montados en oro, piedras preciosas grabadas, marfil, bronces y mármoles antiguos; sus damas de honor favoritas, por el contrario, recibieron simples pinturas. Los patrones renacentistas coleccionaban artefactos de lujo por su exquisita artesanía y el capital simbólico de sus componentes; pinturas y esculturas realizadas en materiales modestos eran de menor importancia. La autora de este libro, Luxury arts of the Renaissanceanaliza cómo las artes de lujo pasaron, tras el Renacimiento, a ser desechadas como artes “decorativas” o “menores” -extravagantes baratijas de los ricos, indignas del estatus de Arte. Luego, reexaminando los objetos mismos y sus usos en su día, muestra cómo suntuosas creaciones construyeron el mundo y el gusto de las mujeres y los hombres renacentistas. Que lo disfruten.

PIEDAD REAL

Jean Bourdichon fue el pintor de la corte de cuatro sucesivos reyes franceses, incluyendo a Luis XII y a su predecesor, Carlos VIII. Bourdichon pintó las horas de Luis XII para el rey de Francia en torno a la coronación de Luis, en 1498. Publicado por el Museo J. Paul Getty,  esta obra que hoy les traemos reproduce las dieciséis miniaturas conocidas del libro junto con una selección de otros libros iluminados por el artista, por su maestro Jean Fouquet y por sus contemporáneos. Janet Backhouse, que reveló esta olvidada obra maestra, presenta las Horas de Luis XII y su ciclo de miniaturas, seguida de otros prestigiosos autores que sin duda les iluminarán -y en este caso nunca mejor dicho- sobre esta maravillosa obra. Y, como siempre, que la disfruten y la aprovechen como sin duda alguna ella merece.

JOSEFINA Y LAS ARTES DEL IMPERIO

Este libro ricamente ilustrado, que nos trae la librería virtual del Museo Getty, revela cómo Josefina, la emperatriz par excellence de Napoleón Bonaparte, moldeó las artes de la Francia del siglo XIX y más allá. Su incomparable sentido del estilo, su pasión por coleccionar, su amor por los jardines y sus comisiones de obras a grandes artistas como Antonio Canova, Jacques-Louis David, Pierre-Paul Prod’hon y Pierre-Joseph Redouté establecieron el estándar para una nueva estética decimonónica. En estas páginas, la opulencia de la cultura del Salón se pone en contraste con la época tumultuosa de la Revolución y el Imperio, el romance y la tragedia -un mundo en el que Joséphine se elevó a su propio papel trascendental en la historia con singular gracia y elegancia.

FIESTA Y FASTO

Escenografía de Baccio del Bianco para Andrómeda y Perseo, de Calderón de la Barca (1653)

En el verano de 1641, coincidiendo con la festividad de la Virgen del Carmen, se celebraron en la capital del Reino de Cerdeña unos festejos públicos extraordinarios que hoy día es posible reconstruir gracias a la reciente recuperación de varios textos relacionados con aquella fiesta teatral cortesana, admirada por los espectadores de la época con el título de Panegíricos y proezas de los príncipes de Oria. Se trata de una pieza teatral en verso, en tres jornadas y con loa introductoria, representada y editada ese mismo año en Cáller (actual Cagliari) junto a una Copia de la Relación de la fiesta que describe con detalle cómo se llevaron a cabo tanto la representación teatral como los preparativos de los festejos urbanos.

Portada del manuscrito de Andrómeda y Perseo (1653)

Los materiales que se estudian y editan en este volumen que hoy les ofrecemos, Teatro cortesano y Relación de una fiesta en Cerdeña (1641): panegíricos y proezas de los príncipes de Oria, de Francisco Tello (edición y estudio preliminar de Gabriel Andrés, de la Universidad de Navarra), permiten enriquecer el corpus de teatro hispano-sardo conocido hasta ahora, circunscrito fundamentalmente a una limitada serie de textos dramatúrgicos religiosos. Noticias y referencias ocasionales en diversos textos y documentos dejan entrever que la producción teatral durante la Edad moderna en la isla, sobre todo en ámbito jesuítico y cortesano, no fue tan limitada como podrían indicar los textos conservados.

Baccio del Bianco, escenografía para Andrómeda y Perseo (1653)

En cualquier caso, los Panegíricos y proezas de los príncipes de Oria, de Francisco Tello de León, confirman la vivacidad de aquella producción escénica seicentesca de factura cortesana, de la que les traemos algunas muestras gráficas -las soberbias escenografías de Baccio del Bianco  (1653) para la Andrómeda y Perseo, de Calderón de la Barca, representada en el palacio del Buen Retiro-, acompañadas de la Loa (impagable el ¡Viva Filipo, viva! del final, dedicado originariamente a Felipe IV y aquí reutilizado para Felipe V) de la ópera La Púrpura de la Rosa, de Tomás Torrejón de Velasco, estrenada en 1701 en Lima, en donde era virrey el conde de la Monclova. Fasto y fiesta barroca, presente en toda la Monarquía Hispánica: en España, en Perú o en Italia, territorios diversos de una monarquía global.

LA ÚLTIMA VÍCTIMA DE ENRIQUE VIII

Henry Howard, conde de Surrey, fue uno de los personajes más extravagantes y polémicos del reinado de Enrique VIII. Un poeta pionero, cuyo verso tuvo un impacto profundo en Shakespeare, Surrey fue sin embargo calificado por un contemporáneo como “el niño más locamente orgulloso de Inglaterra”. Fue heredero del primer noble de Inglaterra, primo hermano de dos de las esposas de Enrique VIII -Anne Boleyn y Catherine Howard- y mejor amigo y cuñado del hijo ilegítimo del rey, Henry Fitzroy. Celebrado por sus acciones caballerescas tanto dentro como fuera del campo de batalla, Surrey se convirtió, con sólo veintiocho años, en el Teniente General del Rey en Francia. Pero su confiado exterior enmascaraba su inseguridad y su soledad. Hombre de intrigantes contradicciones, Surrey fue tanto el ejecutor de la ley como su burlador, tanto un reformador político conservador y religioso como un vividor borracho. El heroísmo del campo de batalla, la conspiración y el drama del tribunal que le juzgó y condenó, arroja nueva luz sobre la opulencia y el artificio de su deslumbrante vida. Esta reciente biografía, de la mano de Jessie Childs (en formato .epub) nos acerca a una época fascinante, y a una clase social -la aristocracia Tudor- paradigmática de una época convulsa.

UNA BIOGRAFÍA CABALLERESCA

Sepultura de William Marshall, I conde de Pembroke (c. 1146-1219), en la iglesia del Temple, Londres

Nacida con obras tales como la Historia Roderici, crónica medieval  (s. XII) redactada en latín en el que se narraba la biografía épica de Rodrigo Díaz de Vivar, el Campidoctor o maestre de campo de Sancho el Fuerte y Alfonso VI de Castilla, la biografía caballeresca, con sus ribetes mitológicos y literarios, pero de donde sin duda podemos hoy extraer importantes datos y detalles biográficos de sus protagonistas, se halló en boga a lo largo de toda la Edad Media europea. Buen ejemplo de ella es la que hoy traemos aquí: la biografía del primer conde de Pembroke, Guillermo el Mariscal, asociado a la corte normando angevina de los Plantagenêt, de quienes fue cercano y leal servidor. Conocida hoy su semblanza biográfica por la maravillosa y breve obra que sobre su figura trazara con destreza Georges Duby, maestro de medievalistas, esta transcripción de su primera biografía que hoy les remito, compuesta en verso latino en torno a 1220 por John of Earley, merece la pena conocerla: una fuente histórica que nos llega, con plena frescura, vibrante y viva, desde un siglo XIII mucho más cercano de lo que creemos. Que la disfruten.

DON Y DOÑA

Doña Antonia de Ipeñarrieta y su hijo don Luis, por Velázquez (Museo del Prado, Madrid)

¿Desde cuándo la partícula identificativa? Don, de dominus (señor), un calificativo que en la Edad Media sólo se aplicaba a reyes y destacados ricoshombres es hoy de uso tan habitual que su valor, y su origen, han quedado absolutamente desvirtuados. Doña, de dueña o domina (señora), comenzó a utilizarse de manera general ya en el siglo XVII, como un símbolo de deferencia hacia la mujer de una cierta (en muchos casos poco más que relativa) posición social, incluso dentro ya de las clases populares acomodadas. Pues algo de todo ello nos explica Joan Manuel Ferrer, de la ADGH, en este trabajo: El tratamiento de don/doña durante el Antiguo Régimen. Que les aproveche, y bien hallados tras una larga, pero involuntaria, ausencia.