LAS CORTES DE LA ITALIA DEL RENACIMIENTO

En este estudio , Alison Cole explora los usos distintivos del arte en los cinco grandes principados de Nápoles, Urbino, Ferrara, Mantua y Milán. Los príncipes que gobernaban estas ciudades-estado, compitiendo entre sí y con las grandes cortes europeas, confiaban en el patrocinio artístico para promover su legitimidad y autoridad. Grandes artistas y arquitectos, de Mantegna y Pisanello a Bramante y Leonardo da Vinci, fueron encargados de diseñar, pintar y esculpir, pero también para supervisar los proyectos de construcción de la corte y sus entretenimientos. Medallones de bronce, manuscritos iluminados y ricos tapices, inspirados en fuentes tan variadas como monedas romanas, marfiles bizantinos y romances de caballería franceses, fueron atesorados y comercializados. Los palacios fueron decorados extravagantemente, los espectáculos públicos fueron cuidadosamente escenificados, y ciudades enteras fueron rediseñadas para traer honor y placer. Los estilos cortesanos que emergieron de este intrincado paisaje se examinan en detalle, al igual que las motivaciones complejas de los señores y gobernantes, sus consortes, sus nobles y sus artistas. Como suele ser habitual, pueden descargar esta obra, custodiada en un repositorio ajeno a esta página, pulsando bajo «Download» el enlace de Longfiles, y posteriormente el botón azul «Archivo de descarga». Que lo disfruten, y más con la música de este enlace, que se escuchaba en las cortes itálicas del siglo XVI.