DON Y DOÑA

Doña Antonia de Ipeñarrieta y su hijo don Luis, por Velázquez (Museo del Prado, Madrid)

¿Desde cuándo la partícula identificativa? Don, de dominus (señor), un calificativo que en la Edad Media sólo se aplicaba a reyes y destacados ricoshombres es hoy de uso tan habitual que su valor, y su origen, han quedado absolutamente desvirtuados. Doña, de dueña o domina (señora), comenzó a utilizarse de manera general ya en el siglo XVII, como un símbolo de deferencia hacia la mujer de una cierta (en muchos casos poco más que relativa) posición social, incluso dentro ya de las clases populares acomodadas. Pues algo de todo ello nos explica Joan Manuel Ferrer, de la ADGH, en este trabajo: El tratamiento de don/doña durante el Antiguo Régimen. Que les aproveche, y bien hallados tras una larga, pero involuntaria, ausencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *