LA ORDEN DE LA BANDA

Insignia de la Banda de Castilla en el monasterio del Paular
Insignia de la Banda de Castilla en el monasterio del Paular

En anteriores entradas nos hemos referido repetidas veces a la idiosincrasia, estructura, normativa y tipología de las diversas órdenes militares que -en tiempos de combate y de cruzada- proliferaron en Europa y en las áreas de ultramar (me refiero en este caso a Tierra Santa: Outremer) en las que diversos monarcas cristianos -tales como los reyes de Chipre o los de Jerusalén- ejercieron su dominio. Hemos hablado de órdenes cuyo cometido era realizar labores asistenciales (San Juan) o asegurar fronteras lindantes con el paganismo (Teutónica), o bien recuperar del infiel territorios para la repoblación y la reconquista (Santiago, Calatrava, Alcántara, Montesa). Incluso hemos ofrecido, aunque sea de soslayo, algunas informaciones añadidas acerca de corporaciones rehechas a partir de otras anteriores, desaparecidas (caso de las de Cristo, en Portugal, o de Montesa, en Aragón, que recibieron los bienes del desaparecido Temple). Otras órdenes prosperaron lo que un suspiro, como ocurrió con la de Santa María de España, creada por Alfonso X el Sabio.

Recreación del rey Juan II con las insignias de la orden de la Banda
Recreación del rey Juan II con las insignias de la orden de la Banda

Traigo hoy aquí alguna información acerca de la medieval y desaparecida orden de la Banda, creada por decisión del monarca Alfonso XI como una orden caballeresca gracias a la cual sujetaría (esa fue su pretensión, finalmente nunca lograda) a los poderosos aristócratas y magnates que componían su corte a su autoridad, merced al vínculo personal y religioso que uniría a los nuevos caballeros con su rey y patrono. Creada en 1332, inicialmente su insignia era una banda negra (el término «sable» no se utilizaba por entonces aún en la heráldica castellana) engolada de dragantes, sobre campo blanco: aún hoy pueden verse sus símbolos en las yeserías del Alcázar sevillano. Ya en el reinado de los últimos Trastámara, el color había cambiado, respectivamente, a dorado y rojo, como podemos ver en el monasterio del Paular.

Crónica de don Alfonso el Onceno. Alfonso XI fue el creador de la orden, desaparecida ya durante el reinado de los Reyes Católicos
Crónica de don Alfonso el Onceno. Alfonso XI fue el creador de la orden, desaparecida ya durante el reinado de los Reyes Católicos

La orden terminaría desapareciendo ya en el último cuarto del siglo XV, sin conseguir imponerse a las tres hegemónicas corporaciones castellanas arriba citadas. Sin embargo, algunos de sus símbolos, su historia y sus cometidos podemos rastrearlos en la documentación que seguidamente les propongo: los clásicos textos sobre la caballería de Keen, Fleckenstein o Rodríguez Velasco (autor este último de otros trabajos sobre el tema); un enlace a un artículo clásico y muy temprano sobre la orden, nada menos que de 1923, de la mano de Georges Daumet, con una obligada reseña al trabajo sobre la misma de Ceballos-Escalera; además de un breve listado acerca de los manuscritos alusivos a sus Ordenaciones o reglas que a día de hoy se conservan. Reglas que, transcritas, adjunto aquí, seguido de un interesante estudio sobre las mismas. Confío, por último, en que les haya resultado de interés esta, en realidad, primera entrada desde que hemos cambiado de plataforma y de formato. Seguiremos en ello, y buena tarde.