LOS FASTOS BOLOÑESES DE 1530

El Emperador Carlos y el Papa Clemente bajo palio (BNE, Invent/42179-Invent/42218)

El 24 de febrero de 1530, Carlos V recibía en la ciudad italiana de Bolonia la corona de emperador de manos del pontífice Clemente VII. El acontecimiento, de largo alcance y significación, constituyó la más contundente afirmación del poder y la fuerza imperiales. Engalanada la ciudad como trasunto de Roma, el alborozado pueblo boloñés, acudido en masa al evento, vio desfilar por entre arcos de triunfo, galerías y columnas all’antica, trofeos monumentales y colosos escultóricos, al soberano del mundo y su imponente cortejo: un sinfín de cardenales, obispos, príncipes y caballeros venidos de todas las naciones del occidente cristiano para honrar al flamante césar y una infinita selección de sus victoriosas y variopintas mesnadas, revestidos todos para la ocasión con los más ricos uniformes y atavíos. Un excelente repertorio del protocolo, la ceremonia, la heráldica, los ropajes, el cortejo, su vexilología… Hoy queremos traer aquí ese recuerdo: en primer lugar, poniendo en sus manos la magnífica obra de Nettesheim y Hogenberg que conmemoró tan espléndido fasto,  custodiada hoy en la Biblioteca Nacional: La gran cabalgata de Bolonia, con sus 40 estampas (que desplegadas miden seis metros). Ha sido recientemente reeditada por una deliciosa editorial de autor, Ginger Ape Books&Films, a un precio realmente asequible. Aquí les dejo también las primeras páginas de tan cuidada edición, encareciéndoles, si ello es posible, su adquisición para deleitarse con morosidad en ella, en estos devastados tiempos: al final, solo nos salvarán los libros. Sigan bien; valete, y hasta la próxima.


Un comentario sobre “LOS FASTOS BOLOÑESES DE 1530”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.