LOS COLORES DEL REY

Los colores del Rey son, hoy, carmesí, y verde, y blanco. Los colores del Rey ondeaban ayer a la noche sevillana, en lo más alto del mástil de las torres del Alcázar. El viejo palacio volvía -como ya ha hecho otras noches en el reinado anterior- a ser usado para lo que fue creado: la casa en mi ciudad, en mi barrio, de quien es Rey de todos, hasta de quienes no le quieren como tal. Pero este despego nunca ocurre en Sevilla, que siempre se ha volcado con nuestro monarca, que no le ha dejado como hiciera con su abuelo Alfonso X; y que siempre le ha acogido como un sevillano más, como un andaluz más. Uno de casa. Y en su casa es como don Felipe, que Dios guarde, se siente cada vez que viene: en el Alcázar, en la Maestranza o en San Telmo, pero también en Los Pajaritos o en las Tres Mil. A los palacios subió, sí; pero también a las cabañas bajó.

Y esto ha sido hoy reconocido con la concesión, y más merecida imposible, de una Medalla de Andalucía a la que honra haber sido recibida por primera vez por nuestro Rey. Ya podían tomar nota -y ejemplo- aquellos a los que se les llena la boca con pamplinas desde que pisan moqueta: esas moquetas tan cálidas, tan oficiales, acompañadas de tantas prebendas mientras dura el poder; y tan frías cuando el poder te abandona, ¿verdad?

Hemos visto, y muy recientemente, huérfanos de moqueta a nuestro lado. Inconsolables huérfanos. Y así es, sin duda, como mejor están. Y por extensión, como mejor estamos todos: sin ellos, ladrillos secundarios, desechables, de un edificio cuya bóveda es ese Rey cuyo color es el carmesí, sí; pero también desde hoy el blanco y el verde. Y siempre, siempre, siempre, esos rojo y gualda que nos iluminan desde 1785.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.