LA OPINIÓN DE LA MUJER

Captura
«Noble Perfecto», segunda parte de la «Nobleza Virtuosa» de doña Luisa de Padilla, condesa de Aranda (Zaragoza, 1639).

Quizá más de uno se lleve una sorpresa, pero es bien cierto que, en los siglos de oro (el XVI y XVII) de nuestra tratadística nobiliaria no dejaron de dar su visión -y su opinión, muy acertada en la mayoría de los casos- acerca de qué era la nobleza y cuáles las obligaciones y deberes de un noble, un pequeño grupo de autoras femeninas: una visión de género hoy tan al alza, y a la que contribuyeron diversas escritoras, entre las que descolla la que hoy traemos a esta página, doña Luisa de Padilla Manrique y Acuña, condesa de Aranda (1590-1646) tras contraer matrimonio con el IV conde, don Luis Ximénez de Urrea, en 1605. Avezada prosista, entre sus obras destacan su Nobleza virtuosa (1637), Noble perfecto y segunda parte de la nobleza virtuosa (1639), Lágrimas de la nobleza (1639) e Ideas de nobles y sus desengaños en aforismos. Cuarta parte de nobleza virtuosa (1644), en las que nos ofrece sus acertadas opiniones acerca de la nobleza de su tiempo, valorando sus funciones, virtudes y buena condición, pero también criticando sus muchos defectos y carencias. Amiga del perspicaz jesuita Baltasar Gracián, que le influyó notablemente, subo para ustedes algunas de sus obras (no he hallado, desgraciadamente, su Nobleza virtuosa), pero sí les dejo para su instrucción sus secuelas: su Noble perfecto y segunda parte de la nobleza virtuosa, sus Lágrimas de la nobleza y por último sus Ideas de nobles y sus desengaños en aforismos. Cuarta parte de nobleza virtuosa. Y acompañado todo ello con un interesante estudio sobre la autora y su obra, que nos ayudará a comprender mejor a ambas. Como bien decía doña Luisa, «mucho mejor es ser nobles que descender de nobles […]. Sola ella es permanente nobleza: florecer con propios actos heroycos es lo que la adquiere, no los de los ascendientes», afirmación que no podemos dejar de suscribir.