DESPEDIDAS

Codicilo al testamento de Isabel la Católica. Medina del Campo, 23-11-1504.
Codicilo al testamento de Isabel la Católica. Medina del Campo, 23-11-1504.

Ayer se despidió un gran Rey. El Monarca que tras llevar a nuestra difícil, compleja, e incluso a veces desconcertante España al buen puerto de las libertades y de la democracia, nos dejó tras una vida plena de servicio a los españoles. No podemos negar su grandeza; no debemos negarla, pese a que, en estas últimas horas, oportunistas pescadores en río revuelto y diplomados en fáciles algaradas callejeras en las que quien tiene razón siempre es quien más grita (arropados en un curioso síndrome de Estocolmo por miembros de otras formaciones cuya ubicación política es, curiosamente, su extremo contrario) han tratado de conducir a la opinión pública, silenciosa, pacífica y leal, al difuso charco en donde felizmente hozan políticos y sindicalistas desprestigiados, mercenarios tertulianos de televisiones huecas y vacías, líderes regionalistas cuyo único interés es arrimar el ascua a su sardina, y todo tipo de pescadores en río revuelto sin perspectiva y sin altura moral.

Firma de la Reina, al final del codicilo
Firma de la Reina, al final del codicilo

De eso, de la altura moral, es de lo que vengo a hablar hoy aquí. Igual que ayer (felizmente en vida) se despidió de su cargo don Juan Carlos I, el 23 de noviembre de 1504, tres días antes de su muerte, hizo lo mismo otra gran reina de nuestra antigua -hoy lo recordaba el todavía Príncipe de Asturias en el Monasterio de Leyre, cuna de los navarros- nación. la reina Isabel I, La Católica, firmaba en esa fecha y en Medina del Campo un codicilo (que aquí les adjunto) en presencia del notario Gaspar de Gricio, y de cinco de los siete testigos que habían asistido el 12 de octubre anterior a la firma de su testamento. Si la reina se había referido en aquél a los aspectos fundamentales de su gobierno, en el codicilo, además de expresar su deseo de reafirmar lo que había dispuesto en el testamento, aborda, por un lado, cuestiones que afectaban directamente al gobierno peninsular y, por otro, mostraba su preocupación por la política que estaba ejerciendo España en América, con lo cual sentó las bases de las Leyes de Indias (el código de leyes emitido por la corona que gobernaba las posesiones españoles en América y las Filipinas). En la última cláusula del testamento, la reina expresaba el deseo de que se trasladara el testamento y el codicilo original al monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe. Este deseo no se vería cumplido, pues se sabe que entre los años 1543 y 1545 el testamento se llevó al castillo de Simancas, que pronto, por orden de Felipe II, se convertiría en el primer archivo real de España. El codicilo, que extrañamente se había desgajado del testamento, se incorporó a las colecciones de la Biblioteca Real, y pasó a formar parte de un tomo de varios volúmenes del que se separa en 1881. Comienza con una breve salutación a la divinidad para ratificar a continuación lo expresado en el testamento, y siguen las 17 cláusulas que constituyen su cuerpo, con la rúbrica de la reina y los restos del sello de placa real. Una despedida, ya lo ven, de otra gran Reina que con su último aliento siguió pensando en la que era, ya, una España asombrosa que iba a admirar y a maravillar al mundo. Despedidas grandes, emocionantes, como es propio de la grandeza de aquellos que se despiden.


One thought on “DESPEDIDAS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *