Todas las entradas de Juan Cartaya

Sevilla, 1965. Doctor en Historia Moderna, en mi tesis doctoral estudié la fundación de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla en 1670, ofreciendo un enfoque actualizado sobre la corporación y sus primeros miembros conforme a las nuevas técnicas historiográficas. Ha sido editada en el año 2012, en formato de monografía, por el Servicio de Publicaciones de la Diputación de Sevilla tras recibir el premio “Archivo Hispalense”. He tenido también la suerte de hacer, entre mis búsquedas e investigaciones, algún que otro descubrimiento sorprendente e inesperado, algo que es -sin duda- el anhelo de todo historiador. Dentro del grupo de investigación de la Universidad de Sevilla HUM202, especializado en historia social y de las instituciones, mi línea de trabajo es el estudio de las élites sevillanas en los siglos XVI y XVII. Escribo en diversas revistas y publicaciones científicas, y soy o he sido asimismo ponente de diversos cursos y conferencias en diversas entidades académicas (Universidad de Sevilla, Universidad Pablo de Olavide, Universidad Rey Juan Carlos, etc).

CUATROCIENTAS

¡Cuatrocientas entradas ya, desde que ingresamos en el servidor Hypothèses! Y para celebrarlo, subo aquí un interesante manuscrito, un armorial (BNE, MSS/11659) de esos que a ustedes tanto les gustan -con las ejecutorias, los mayores reclamos de este blog- que sin ser un ejemplo como otros que he subido en el pasado, de pura belleza heráldica, sí lo es, y mucho, como un sobresaliente recopilatorio de información: se trata de una “copia de unos papeles sueltos y maltratados que escribió Ambrosio de Morales, mandada realizar por Alfonso Guerra y Sandoval, para que no se confundan tan apreciables noticias”, una obra de Lorenzo de Padilla, aumentada por Tirso de Avilés y por Juan Alfonso Guerra y Sandoval, Rey de Armas de Felipe V. La primera obra (según consta en la portada), se empezó a escribir el 13 de febrero de 1713; la segunda (según consta en f. 94), la hizo copiar, en 1729, Juan Alfonso Guerra y Sandoval. Merece la pena consultarla y conservarla, y con ella nos despedimos hasta septiembre: bien merecen un descanso estas cuatrocientas entradas, ¿o no?

EN ALAS DE LA MODA

Subimos hoy un excelente catálogo del MET neoyorquino: Haute Couture, que pueden descargarse en este enlace pulsando el botón Download pdf. Se trata de una minuciosa investigación acerca de la historia de la alta costura, desde la formación de la casa Worth en París a mediados del siglo XIX a los principales diseñadores de la actualidad. El libro se centra en los oficios altamente cualificados que son esenciales para la producción de alta costura. Capítulos separados examinan las técnicas de sastrería y los acabados, tejidos, drapeados y la intrincada decoración que producen los bordadores, costureros y otros artesanos en quienes los couturiers o modistos confían para la ejecución de sus ideas.

LA CASA DEL PRÍNCIPE DON JUAN

Gonzalo Fernández de Oviedo, historiador de la presencia española en América, escribió para Carlos V una memoria acerca del funcionamiento, orden y gobierno de la casa del príncipe don Juan de Aragón, primogénito de los Reyes Católicos –a quien ya hemos dedicado alguna pasada entrada-, que posteriormente serviría como una de las propuestas para organizar la casa del príncipe Felipe, después Felipe II.  Pues bien, sobre esta casa nos habla hoy José Damián González Arce, con una exhaustiva monografía sobre la casa del príncipe don Juan: La casa y corte del príncipe don Juan (1478-1497). Economía y etiqueta en el palacio del hijo de los Reyes Católicos.  Se trata sin duda de un excelente y muy recomendable trabajo, que merece la pena descarguen y disfruten. Y buena tarde.

 

HIJOS Y HEREDEROS

El zarévich Alexei Nikoláievich Románov, heredero al trono ruso, en 1909

Subimos hoy al blog esta excelente monografía: Sons and Heirs. Succession and Political Culture in Nineteenth-Century Europe, editada por Frank Lorenz Müller y Heidi Mehrkens, de la Universidad Saint Andrews. Se trata de un espléndido trabajo focalizado en la sucesión de las monarquías europeas decimonónicas a través de la figura del heredero de la Corona. Mediante varios estudios de caso, tales como la Alemania de los Hohenzollern, la Italia de los Saboya, la Casa de Württemberg, el principado de Gales, la Casa de Habsburgo, la Corona danesa, la sucesión de Alfonso XII en España -este último de nuestro particular interés-, el trono belga etc., los autores realizan un concienzudo seguimiento de las luchas de poder, facciones cortesanas, oportunidades y conflictos en el acceso al trono de algunos de los monarcas más significativos del período: Eduardo VIII de Inglaterra, Guillermo II de Alemania o Alfonso XIII de España. Desde luego para leerlo, disfrutarlo y guardarlo en sus bibliotecas digitales. Y que les aproveche.

LUJOS RENACENTISTAS

Hoy asociamos el Renacimiento con la pintura, la escultura y la arquitectura -las artes “principales”. Sin embargo, los contemporáneos a menudo llevaban a cabo las obras de arte “de menor importancia”, adornadas con piedras preciosas, armaduras ricamente embellecidas, espléndidos tapices y bordados, música y espectáculos efímeros. Isabel de Este, Marquesa de Mantua, legaba a sus hijos jarrones de piedra preciosa montados en oro, piedras preciosas grabadas, marfil, bronces y mármoles antiguos; sus damas de honor favoritas, por el contrario, recibieron simples pinturas. Los patrones renacentistas coleccionaban artefactos de lujo por su exquisita artesanía y el capital simbólico de sus componentes; pinturas y esculturas realizadas en materiales modestos eran de menor importancia. La autora de este libro, Luxury arts of the Renaissanceanaliza cómo las artes de lujo pasaron, tras el Renacimiento, a ser desechadas como artes “decorativas” o “menores” -extravagantes baratijas de los ricos, indignas del estatus de Arte. Luego, reexaminando los objetos mismos y sus usos en su día, muestra cómo suntuosas creaciones construyeron el mundo y el gusto de las mujeres y los hombres renacentistas. Que lo disfruten.

PIEDAD REAL

Jean Bourdichon fue el pintor de la corte de cuatro sucesivos reyes franceses, incluyendo a Luis XII y a su predecesor, Carlos VIII. Bourdichon pintó las horas de Luis XII para el rey de Francia en torno a la coronación de Luis, en 1498. Publicado por el Museo J. Paul Getty,  esta obra que hoy les traemos reproduce las dieciséis miniaturas conocidas del libro junto con una selección de otros libros iluminados por el artista, por su maestro Jean Fouquet y por sus contemporáneos. Janet Backhouse, que reveló esta olvidada obra maestra, presenta las Horas de Luis XII y su ciclo de miniaturas, seguida de otros prestigiosos autores que sin duda les iluminarán -y en este caso nunca mejor dicho- sobre esta maravillosa obra. Y, como siempre, que la disfruten y la aprovechen como sin duda alguna ella merece.

JOSEFINA Y LAS ARTES DEL IMPERIO

Este libro ricamente ilustrado, que nos trae la librería virtual del Museo Getty, revela cómo Josefina, la emperatriz par excellence de Napoleón Bonaparte, moldeó las artes de la Francia del siglo XIX y más allá. Su incomparable sentido del estilo, su pasión por coleccionar, su amor por los jardines y sus comisiones de obras a grandes artistas como Antonio Canova, Jacques-Louis David, Pierre-Paul Prod’hon y Pierre-Joseph Redouté establecieron el estándar para una nueva estética decimonónica. En estas páginas, la opulencia de la cultura del Salón se pone en contraste con la época tumultuosa de la Revolución y el Imperio, el romance y la tragedia -un mundo en el que Joséphine se elevó a su propio papel trascendental en la historia con singular gracia y elegancia.

FIESTA Y FASTO

Escenografía de Baccio del Bianco para Andrómeda y Perseo, de Calderón de la Barca (1653)

En el verano de 1641, coincidiendo con la festividad de la Virgen del Carmen, se celebraron en la capital del Reino de Cerdeña unos festejos públicos extraordinarios que hoy día es posible reconstruir gracias a la reciente recuperación de varios textos relacionados con aquella fiesta teatral cortesana, admirada por los espectadores de la época con el título de Panegíricos y proezas de los príncipes de Oria. Se trata de una pieza teatral en verso, en tres jornadas y con loa introductoria, representada y editada ese mismo año en Cáller (actual Cagliari) junto a una Copia de la Relación de la fiesta que describe con detalle cómo se llevaron a cabo tanto la representación teatral como los preparativos de los festejos urbanos.

Portada del manuscrito de Andrómeda y Perseo (1653)

Los materiales que se estudian y editan en este volumen que hoy les ofrecemos, Teatro cortesano y Relación de una fiesta en Cerdeña (1641): panegíricos y proezas de los príncipes de Oria, de Francisco Tello (edición y estudio preliminar de Gabriel Andrés, de la Universidad de Navarra), permiten enriquecer el corpus de teatro hispano-sardo conocido hasta ahora, circunscrito fundamentalmente a una limitada serie de textos dramatúrgicos religiosos. Noticias y referencias ocasionales en diversos textos y documentos dejan entrever que la producción teatral durante la Edad moderna en la isla, sobre todo en ámbito jesuítico y cortesano, no fue tan limitada como podrían indicar los textos conservados.

Baccio del Bianco, escenografía para Andrómeda y Perseo (1653)

En cualquier caso, los Panegíricos y proezas de los príncipes de Oria, de Francisco Tello de León, confirman la vivacidad de aquella producción escénica seicentesca de factura cortesana, de la que les traemos algunas muestras gráficas -las soberbias escenografías de Baccio del Bianco  (1653) para la Andrómeda y Perseo, de Calderón de la Barca, representada en el palacio del Buen Retiro-, acompañadas de la Loa (impagable el ¡Viva Filipo, viva! del final, dedicado originariamente a Felipe IV y aquí reutilizado para Felipe V) de la ópera La Púrpura de la Rosa, de Tomás Torrejón de Velasco, estrenada en 1701 en Lima, en donde era virrey el conde de la Monclova. Fasto y fiesta barroca, presente en toda la Monarquía Hispánica: en España, en Perú o en Italia, territorios diversos de una monarquía global.

LA ÚLTIMA VÍCTIMA DE ENRIQUE VIII

Henry Howard, conde de Surrey, fue uno de los personajes más extravagantes y polémicos del reinado de Enrique VIII. Un poeta pionero, cuyo verso tuvo un impacto profundo en Shakespeare, Surrey fue sin embargo calificado por un contemporáneo como “el niño más locamente orgulloso de Inglaterra”. Fue heredero del primer noble de Inglaterra, primo hermano de dos de las esposas de Enrique VIII -Anne Boleyn y Catherine Howard- y mejor amigo y cuñado del hijo ilegítimo del rey, Henry Fitzroy. Celebrado por sus acciones caballerescas tanto dentro como fuera del campo de batalla, Surrey se convirtió, con sólo veintiocho años, en el Teniente General del Rey en Francia. Pero su confiado exterior enmascaraba su inseguridad y su soledad. Hombre de intrigantes contradicciones, Surrey fue tanto el ejecutor de la ley como su burlador, tanto un reformador político conservador y religioso como un vividor borracho. El heroísmo del campo de batalla, la conspiración y el drama del tribunal que le juzgó y condenó, arroja nueva luz sobre la opulencia y el artificio de su deslumbrante vida. Esta reciente biografía, de la mano de Jessie Childs (en formato .epub) nos acerca a una época fascinante, y a una clase social -la aristocracia Tudor- paradigmática de una época convulsa.

UNA BIOGRAFÍA CABALLERESCA

Sepultura de William Marshall, I conde de Pembroke (c. 1146-1219), en la iglesia del Temple, Londres

Nacida con obras tales como la Historia Roderici, crónica medieval  (s. XII) redactada en latín en el que se narraba la biografía épica de Rodrigo Díaz de Vivar, el Campidoctor o maestre de campo de Sancho el Fuerte y Alfonso VI de Castilla, la biografía caballeresca, con sus ribetes mitológicos y literarios, pero de donde sin duda podemos hoy extraer importantes datos y detalles biográficos de sus protagonistas, se halló en boga a lo largo de toda la Edad Media europea. Buen ejemplo de ella es la que hoy traemos aquí: la biografía del primer conde de Pembroke, Guillermo el Mariscal, asociado a la corte normando angevina de los Plantagenêt, de quienes fue cercano y leal servidor. Conocida hoy su semblanza biográfica por la maravillosa y breve obra que sobre su figura trazara con destreza Georges Duby, maestro de medievalistas, esta transcripción de su primera biografía que hoy les remito, compuesta en verso latino en torno a 1220 por John of Earley, merece la pena conocerla: una fuente histórica que nos llega, con plena frescura, vibrante y viva, desde un siglo XIII mucho más cercano de lo que creemos. Que la disfruten.

DON Y DOÑA

Doña Antonia de Ipeñarrieta y su hijo don Luis, por Velázquez (Museo del Prado, Madrid)

¿Desde cuándo la partícula identificativa? Don, de dominus (señor), un calificativo que en la Edad Media sólo se aplicaba a reyes y destacados ricoshombres es hoy de uso tan habitual que su valor, y su origen, han quedado absolutamente desvirtuados. Doña, de dueña o domina (señora), comenzó a utilizarse de manera general ya en el siglo XVII, como un símbolo de deferencia hacia la mujer de una cierta (en muchos casos poco más que relativa) posición social, incluso dentro ya de las clases populares acomodadas. Pues algo de todo ello nos explica Joan Manuel Ferrer, de la ADGH, en este trabajo: El tratamiento de don/doña durante el Antiguo Régimen. Que les aproveche, y bien hallados tras una larga, pero involuntaria, ausencia.

SELVA GUZMANA

Armas de los Guzmanes de Medina Sidonia (Fundación Medina Sidonia)

Poco conocido salvo por los especialistas en el género (caso de Soria Mesa, que lo recogió en su trabajo sobre la biblioteca de Salazar y Castro de 1997), subo hoy al blog estas Disertaciones genealógicas de la Casa de Guzmán de Don Luis de Salazar y Castro, transcrita en julio de 1751 del original, y hoy conservadas en la Biblioteca Nacional. A lo largo de sus casi quinientas páginas podemos apreciar la extremada erudición del príncipe de la Genealogía hispana, que profundizaba con gran conocimiento y criterio en los más enrevesados arcanos familiares de una de las más importantes casas de la Monarquía Hispánica (en este caso, la de Medina Sidonia). Y como siempre, que lo disfruten; y feliz domingo.

MORTUUS EST FERDINANDUS REX

Fernando el Católico, por Michael Sittow

Muerto es el rey Fernando, Fernando V de Aragón, el Católico, espejo de monarcas y de quien ya hemos hablado en anteriores entradas. Y para comprender lo que significó en cortes y cancillerías europeas la defunción de este monarca cuyo imperio se convirtió virtualmente en global y planetario, qué mejor que seguir sus exequias en las cortes propias o amigas, caso de la propia España e Italia, además de Flandes e Inglaterra: no olvidemos que, con sus políticas matrimoniales, los Católicos habían conseguido trazar una espesa red de alianzas cuya principal función era la de aislar a Francia, tradicional enemiga de la Corona de Aragón. Y esto gracias a este excelente artículo de Jesús F. Pascual Molina, de la Universidad de Valladolid. Y podemos leerlo mientras escuchamos una música que pudo, perfectamente, sonar en tales exequias: el Requiem de Pedro de Escobar, maestro de capilla de la catedral de Tarazona (c. 1465-c. 1535). Que los disfruten.

DEFENDER AL REY


Don Antonio Cánovas del Castillo, posiblemente uno de los más notables estadistas de la historia de España e indudable ideólogo de la restauración borbónica en la persona de Alfonso XII tras el fallido experimento republicano de 1873-74, defendía como una de las verdades madre que para él justificaban el devenir histórico de nuestra por entonces convulsa nación, la existencia de la monarquía hereditaria, devenida ya de absoluta en parlamentaria -Cánovas siempre defendió, inteligente y prudentemente, el consagrado sistema constitucional británico-, que procedía, y nacía, del acuerdo inmemorial de la sociedad española. Adhiriéndome como lo he hecho siempre a este precepto canovista, que para muchos (y obviamente no para otros) nos resulta cuasi genético, quiero hacer en estas breves líneas una reflexión sencilla acerca de la actualidad, de la realidad inmediata, de la Monarquía española cuya Corona ostenta hoy S.M. el Rey don Felipe VI.
Como bien recordaremos, tras la reciente abdicación de S.M. el Rey emérito don Juan Carlos I, una abdicación que vino forzada por una conjunción de fuerzas adversas -algunas de ellas evitables y que desgraciadamente no se evitaron-, entre las que se hallaron la mala salud del monarca, su deteriorada imagen pública tras diversos escándalos alegremente aireados por los medios, que vieron en tales noticias un semillero de lectores, y el dudoso comportamiento ético de diversos miembros de lo que por entonces era la familia real, por entonces ya desgraciadamente desestructurada como tal (caso de Iñaki Urdangarín y sus fórmulas rápidas para hacer dinero), se generó, al albur del éxito de los populismos tras la crisis económica y con una extrema izquierda y otra extrema derecha que se habían puesto de acuerdo en iniciar una rápida caza del Rey -algo que no debería sorprendernos, ya que no deberíamos olvidar que ambas tendencias políticas han tendido siempre al caudillismo de uno u otro signo-, un ruidoso movimiento que pretendía apoyar un hipotético y efímero vacío de poder para, por aclamación universal y casi contrarreloj, proclamar una nada novedosa experiencia republicana, experiencia que si por algo se ha caracterizado en esta España nuestra es por concluir siempre en un ruidoso -y habitualmente sangriento- fracaso.
La rapidez de reflejos de los dos partidos mayoritarios, la sensatez y la prudencia del nuevo Rey y la eficacia a la hora de gestionar el relevo por parte de los profesionales de su Casa, barriendo hacia afuera cuerpos extraños y enojosos compañeros de viaje, añadiendo a todo ello el acuerdo de esa gran y minusvalorada mayoría silenciosa que componen esos españoles que, como buenos miembros de la tranquila y poco aventurera clase media, sólo desean paz y no se dejan llevar por pretendidas renovaciones políticas de dudoso resultado, garantizó sin sobresaltos el mantenimiento de la Corona y de la Jefatura del Estado tal y como se acordó en el gran acuerdo nacional que fue y supuso la Constitución de 1978.
Así pues, ya el nuevo Rey en el trono tras una entronización modélica (su discurso ante las Cortes, al igual que el primer mensaje de Navidad, serían para enmarcar), hay que reconocer que aún no se han terminado de serenar totalmente las aguas, pese a que en nuestro mundo de prime time, de encuestas y de cuotas de pantalla, los números le dan al monarca una considerable aceptación (un 7,3 de nota) al igual que a la institución monárquica (6,4) y a la Reina emérita (con un 7,5). Es evidente que existe una brecha generacional que es urgente tapar (hablo en general de los jóvenes en un arco entre la mayoría de edad legal y los treinta años, poco afectos o desconocedores del papel de la Corona en su mayoría); que existe una continuada e inextinguible crítica por parte de los partidos o agrupaciones de extrema izquierda -que se haga lo que se haga con ellos siempre serán antimonárquicos por definición, ya que les va en sus genes republicanos- y de extrema derecha, en este caso una oposición más taimada al darse en un ámbito social que podría considerarse como favorable a una institución tradicional como es la monarquía. Tan poco afectas son a la institución monárquica las manos que portan las inconstitucionales banderas republicanas, venga o no al caso, como las que escriben ingeniosos correos, posts, whatsapps, etcétera en las que se ridiculiza o directamente se denigra al propio Rey o a otros miembros de la actual familia real. Tan poco afectos son a la propia institución periodistas oportunistas -un Peñafiel, por ejemplo, ya en la senectud y en horas bajas- en alimenticia búsqueda de audiencias como un líder populista como Iglesias, que cada vez que puede olvida taimadamente que el Rey lo es porque así lo manda la Constitución.
Hoy vemos la reacción indignada, en general -una indignación jaleada interesadamente por no pocas instancias, que buscan pescar en río revuelto- por la sentencia que, finalmente y tras una demora que retrata desgraciadamente la lentitud de nuestra Justicia, ha condenado al yernísimo Urdangarín, en otro tiempo ejemplo y modelo de hijo político, a una pena más que merecida (pena glosada de manera repugnante en publicaciones como la soez revista El Jueves, que se refugia en la libertad de prensa para cargar las tintas y vender más ejemplares). Vemos también el creciente desafecto que produce -y esto nos produce honda pena- la actual vida del Rey emérito, presentado por los medios como un bon vivant, cuya salud se halla sin duda muy deteriorada y que se encuentra de hecho separado de su consorte. No olvidemos que todos podemos sufrir desgracias conyugales, y que todos podemos aspirar a jubilarnos, si es que llegamos, y a descansar de nuestros trabajos: no sé por qué el Rey emérito iba a ser distinto en ello. No olvidemos tampoco nunca la gran labor realizada desde 1975 por don Juan Carlos, que sin duda le coloca dentro de la categoría de los grandes monarcas españoles: negarlo sería mezquino, aunque bien es cierto que el amor del pueblo es voluble. Sin embargo, el general afecto que la sociedad española conserva y mantiene por otros miembros de la Casa Real, como es el caso de S.M. la Reina emérita doña Sofía hace, por ejemplo, que el barcelonés Círculo del Liceo haya tenido que cambiar, hace escasos días, el lugar de celebración de la velada en la que se concedería a la Reina una merecida distinción por su apoyo firme y continuado a la reconstrucción del Liceo, tras la avalancha de solicitudes recibidas para participar en el acto de entrega: algo que honra a los organizadores y a los asistentes.
Ayer, SS.MM. los Reyes recibieron, en el marco irreprochable del Palacio de Oriente, en el que se conjugaron la Historia, la tradición, el pasado secular, el buen gusto y el respeto por lo que nuestra antigua Nación (y por tanto nosotros, los propios españoles) somos y hemos sido, al Jefe del Estado argentino y a su esposa. Duelo estilístico entre las dos bellas primeras damas aparte, que no creo -pese a lo que cierta prensa estima- que haya sido lo más importante del evento, es de hacer notar la gran serenidad, el buen hacer, la magnífica imagen que nuestro Rey -que lo es por la Constitución y también por la genética, como heredero de aquellos monarcas que siglos atrás lo eran por la gracia de Dios- proyectó a todo el mundo, dentro y fuera de España, en los dos hemisferios de nuestro planeta, como máximo representante de este Reino que hoy trata de volver a encontrarse a si mismo tras tantas traumáticas experiencias pasadas: buen médico, creemos, para ellas puede ser el Rey. Su prudencia durante el año de gobierno en funciones, su presencia activa en regiones españolas en las que los políticos regionalistas o independentistas han acumulado un desafecto cada vez mayor ante el Estado y su más alto representante (sin duda Cataluña y País Vasco, pero no nos olvidemos tampoco de Navarra), sus eficaces contactos con el extranjero, felizmente retomados tras la toma de posesión del nuevo gobierno, le hacen, hoy, el mejor de los activos de nuestro país. Su prudencia y paciencia -quienes le hemos visto en persona en actos públicos podemos atestiguarlo-, su indudable honradez, su amor innegociable, inextinguible y también genético, llevado (y eso se nota) en la masa de la sangre, por nuestra secular y tantas veces incomprensible España, hacen que hoy defender al Rey sea una obligación de todo español de bien. Defendamos al Rey, aunque solo hay que verlo objetivamente para darnos perfecta cuenta que su mejor defensor es él mismo. Y Dios le guarde, para nuestro bien y provecho, muchos años.

NOBLEZA Y DEVOCIÓN

San Francisco de Borja, de fray Alonso López de Herrera

Un interesante trabajo del profesor Guillén Berrendero: El reconocimiento a los nobles y católicos castellanos en tiempos de Santa Teresa de Jesús: una reflexión sobre la tratadística nobiliaria y la presencia de la devociónSe trata de una reflexión sobre la relación discursiva entre la excelencia y la religión durante el siglo XVI,  analizando su reflejo en la literatura nobiliaria. En esta obra se pretende determinar en buena medida la relación entre religión y  nobleza en la España del siglo XVI, cuando los artífices de la opinión, de la valoración y del prestigio comenzaron a actuar al amparo de una dinastía necesitada de héroes católicos y de imágenes poderosas de devoción, fe, fidelidad a Dios y al proyecto de la catolicidad. Que lo disfruten.

LA BUENA SOCIEDAD

De la introducción del excelente artículo, Definiendo la distinción: guías y anuarios de sociedad en España, 1903-1933, que aquí les comparto, encareciéndoles su lectura: “A comienzos del siglo XX,  la nobleza española estaba plagada de contradicciones. Aunque los ennoblecimientos otorgados en el XIX habían cambiado el perfil de sus miembros, la Historia seguía siendo un elemento de distinción capital. A pesar de la desaparición de sus privilegios, ser noble era una aspiración común entre las elites. Se buscaba el título y se reconocía la nobleza como un signo de prestigio social. Las guías o anuarios de sociedad transmitieron ese reconocimiento y, al mismo tiempo, definieron y modificaron los elementos que justificaban aquella distinción. Además, la nobleza vista por esas guías permite estudiar desde otra perspectiva las transformaciones sociales profundas que vivió España al iniciarse el siglo XX”.