INSIGNIA NOBILIUM, I

wasserzeichen-projekte
Armas de los Farnese, duques de Parma y Piacenza
A la Biblioteca de Múnich -¿a dónde si no?- vuelvo a remitirme para compartir con ustedes el primero de una serie de enlaces de una deliciosa colección de manuscritos, los Insignia Nobilium, que nos proporcionarán un completo repertorio heráldico de la nobleza italiana de la primera mitad del s. XVI, que destacan por su extraordinaria factura y que fueron encargados por el duque Alberto V de Baviera para su biblioteca personal. El primero, dentro de los ejemplares que tendré el placer de compartir con ustedes, será el dedicado a Roma y Viterbo, al que seguirán otros códices similares con las armas de la nobleza veronesa y vicentina, napolitana, milanesa, ferrarense, etcétera. Una serie que continuará hasta que completemos la colección entera (15 manuscritos), y que pueden visualizarla en este enlace, que permite la descarga de sus maravillosas páginas, muestra de un arte heráldico -de factura obviamente itálica, en este caso- que, como vemos por las imágenes que adjunto, era de extraordinaria calidad.
wasserzeichen-projekte (2)
Armas de los Colonna
wasserzeichen-projekte (1)
Armas del cardenal Guido Ascanio Sforza
wasserzeichen-projekte (3)
Armas de diversos linajes romanos

LA LIRA DE ERATO Y DE CALÍOPE

El conde Bernardino de Rebolledo

Pese a los prejuicios que siempre han querido hacer de la aristocracia un estamento interesado fundamentalmente en guerras, batallas o en la más prosaica labor de hacer dinero, es bien sabido que -si no para todos, sí para una buena parte de los miembros de esta clase- la preocupación por la estética, el arte y la cultura estuvo siempre presente dentro de su mentalidad: sólo léanse a Urquízar Herrera y lo entenderán enseguida. Tampoco les era ajena la pluma, algunos de ellos como reconocidos autores y poetas (¿qué si no era nuestro inmortal Garcilaso de la Vega?). Pero sin querer elevarnos tampoco a esos niveles cuasi siderales -no ha habido, según mi opinión, un segundo Garcilaso en nuestra literatura-, traigo aquí dos simpáticos y curiosos ejemplos de lo que podríamos denominar lira nobiliaria: el primero, los Ocios del conde Bernardino de Rebolledo, impresos en Amberes en 1660 y como pueden suponer por las fechas, muy quejosos de Lisis, Floris y tantas y tantas damas imaginarias a las que su autor -que aparece en un excelente grabado en la segunda página, estampado con peluca, lazos y cuellos de auténtico currutaco a la moda de la época-, reprocha sus esquivos desamores y desdenes en un típico ejercicio culterano propio de la enrevesada retórica del momento.

hoy 5
Genealogía del conde de la Roca, autor de El Fernando, o Sevilla Restaurada
Hasta aquí Erato; pasamos a Calíope. Buen ejemplo de la segunda será otra obra, El Fernando o Sevilla Restaurada, obra de don Juan Antonio de Vera y Figueroa, conde de la Roca, diplomático español del mismo siglo -una generación anterior a Rebolledo-, que dedicó este cuasi plagio, cuyo argumento sería la conquista fernandina de Sevilla en 1248 al estilo de la Jerusalén Liberada del Tasso, al rey Felipe IV en 1632, con una meridiana alusión a quien mandaba en realidad por entonces en las Españas en la mismísima portada de la obra: vestido de Hércules y desnudo como Atlas, el Conde-Duque de Olivares sostiene el peso de la Monarquía Hispánica, en un mensaje claro y meridiano para quienquiera que abriera el poema por su primera página: es bien sabido que los poetas -sean aristócratas o no lo sean- no son nadie sin sus mecenas.
Y como siempre queden ustedes con Dios, y que la lectura les aproveche.

SOBRE LA NOBLEZA DE LAS DOS SICILIAS

P02190
Fernando IV, rey de Nápoles, por A.R. Mengs
Aunque ya nos hemos referido colateralmente en otras entradas de este blog a la nobleza del reino de las Dos Sicilias (caso de las obras de Lampedusa y De Roberto), creado en 1816 por Fernando IV de Nápoles tras las guerras napoleónicas, que habían expulsado a la dinastía borbónica descendiente de los reyes españoles y aragoneses, subo a la página algunos instrumentos de interés con los que podremos hacernos una inicial y pequeña biblioteca sobre este tema. Cronológicamente, el primer texto que adjunto es el Discorsi delle Famiglie Nobili del Regno di Napoli de la mano de Carlo di Lellis, impreso en Nápoles en 1654 durante la dominación española, en el que se recogen ordenadamente los stemmae (armas heráldicas) y la crónica de los hechos de las principales familias napolitanas, muchas de ellas de origen francés o español.
Stemma_Regno_dello_Due_Sicilie_1855
Armas del Reino de las Dos Sicilias (1855)
Otros textos más genéricos, como el Delle cerimonie pubbliche, delle onorificenze, della nobiltà e de’ titoli e degli Ordini Cavallereschi nel Regno delle Due Sicilie, editado en Nápoles en 1854, nos ofrecen una clara visión sobre la estructura de la corte borbónica, que completa el Almanacco Reale para el año de 1841. Y otras obras mucho más concretas sobre linajes o familias específicas nos aportarán variada (y a veces no demasiado fiable, desgraciadamente) información acerca de los mismos, como es el caso del linaje de los Monforte, condes de Campobasso o de los Galluppi di Tropea; o nos darán diversas referencias sobre algunas localidades y la nobleza que en ellas residía, como será el caso del Cenno Storico della città di Rossano, de 1838. Pero es sin duda la gran obra de Erasmo Ricca, estudioso de la historia medieval, feudal y de la nobleza napolitano-siciliana a mediados del siglo XIX, la que recogerá la mayor cantidad de información sobre el estamento. De ella les incluyo sus volúmenes segundo, tercero y cuarto (lamentando enormemente no haber podido hallar el primero), para su ilustración y su conocimiento. 
Y que pasen un buen domingo.

TESORO MILITAR DE CAVALLERÍA

cantigas3001
Dos caballeros de la Orden de Santiago, según el Libro de Ajedrez
de Alfonso X el Sabio (s. XIII)
 …Antiguo y Moderno modo de armar Cavalleros, y Professar, según las ceremonias de cualquier Orden Militar». Este tratado de la mano de don José Micheli Márquez, caballero de la Orden Constantiniana de San Jorge (Orden que a día de hoy aún subsiste, y no ajena por cierto a polémicas entre las dos ramas dinásticas de la antigua Casa de las Dos Sicilias que la sustentan), llevado a las prensas en Madrid por Diego Díaz de la Carrera en 1642, compone otro ineludible elemento para el repertorio bibliográfico del interesado en comprender mejor la mentalidad de estas aristocráticas corporaciones europeas, aunque hay que leerlo con la lógica prudencia que nos impedirá dar crédito a las numerosas leyendas y ficciones históricas que recoge su autor (siendo sin embargo un interesante vehículo para conocer, por ejemplo y entre otros datos, los ritos y ceremonias de cada orden que describe). Como siempre y como suelo, aquí llevan el enlace para poder descargar la obra. Y que el día de fiesta les resulte productivo.