YA SE ACERCA, SEÑOR, O YA ES LLEGADA

Museo Arqueológico Nacional, Madrid: Medalla en conmemoración de la celebración de la primera Dieta imperial, acuñada en Nüremberg (Alberto Durero y Hans Krafft, 1521)

Comienzo esta brevísima entrada citando a Hernando de Acuña y su conocidísimo soneto en loor al César Carlos:
Ya se acerca, señor, o ya es llegada
la edad gloriosa en que promete el cielo
una grey y un pastor solo en el suelo,
por suerte a vuestros tiempos reservada.
Ya tan alto principio, en tal jornada,
os muestra el fin de nuestro santo celo
y anuncia al mundo, para más consuelo,
un Monarca, un Imperio y una Espada.
Ya el orbe de la tierra siente en parte
y espera en todo vuestra monarquía,
conquistada por vos en justa guerra.
Que a quien ha dado Cristo su estandarte,
dará el segundo más dichoso día
en que, vencido el mar, venza la tierra.

Y todo ello, al hilo del comienzo, ayer, de una nueva serie española de calidad, Carlos Rey Emperador, de la mano de RTVE y que no puedo por menos que encomiar que no se pierdan: sólo decir que, por lo inusual de su nivel, parece una producción británica.
Y nuevamente, sólo recordarles también la lectura de un libro alusivo a las postrimerías del monarca, El ocaso del Emperador, de Agustín García Simón, que he recomendado en otras ocasiones en este su blog, en el sello de la muy prestigiosa Editorial Nerea, y mejor aún si mientras lo leen escuchan -como también les aconsejé en su día- la música contemporánea al César, que sonaba en su reino de Castilla. Y nada más por hoy: que disfruten de lectura, sonidos y visionado.

POR ESTE SOL DE YORK

Eduardo IV, en el roll de la biblioteca de Filadelfia
Eduardo IV, en el roll de la biblioteca de Filadelfia. La gualdrapa de su caballo ostenta las armas reales de Inglaterra y Francia (estas últimas, «armas de pretensión»), Castilla y León (como descendiente de Pedro I de Castilla). 

Citando a Shakespeare (en este caso, su «Ricardo III»), y en concreto el monólogo del entonces Ricardo de Gloucester ante su radiante hermano, Eduardo IV de Inglaterra, «Ya el invierno de nuestra desventura se ha transformado en un glorioso estío por este sol de York». Sobre este Sol de York, uno de los protagonistas de la Guerra de las Dos Rosas (la rosa roja de los Lancaster y la blanca de los York)  tratamos hoy, trayendo a esta su página un curioso roll heráldico-genealógico que recibe el nombre del monarca, hoy custodiado en la Biblioteca de Filadelfia: un monarca que ganó su corona en el campo de batalla tras derrocar al último rey de la Casa de Lancaster, el mayor de los Tres Soles de York, la Casa de la Rosa Blanca: él mismo, su hermano Jorge (ajusticiado por orden suya en la Torre, ahogado en un barril de malvasía) y su hermano Ricardo III, muerto a manos de Enrique VII Tudor en el campo de batalla de Bosworth. Un rey que pudo sobreponerse a su indudable hacedor, el conde de Warwick, el Hacedor de Reyes, que también moriría a sus manos tras cambiar de bando en innumerables ocasiones, y que casó con una belleza del momento, Elizabeth Woodville: ambos serían los padres de Isabel de York, cuyo matrimonio con Enrique Tudor permitió devolver la paz a la muy castigada Inglaterra.

Arriba de estas líneas, un trailer de la serie La Reina Blanca de la BBC, basado en las novelas de Philippa Gregory sobre Elizabeth Woodville (la reina de Eduardo IV), Margaret Beaufort (madre de Enrique VII) y Ann Neville (la reina de Ricardo III), en la línea de esta conocida novelista. Aquí tienen -no se me olvidaba- el enlace a una de las reproducciones de la imagen del roll: en el primer enlace que les he facilitado existe la posibilidad de descargarlo por partes a mucho mayor tamaño. Y que lo disfruten.

FELIZ CENETE

Armas de los Mendoza, primeros marqueses del Cenete

Pues eso, feliz Cenete, porque en breve la lógica de la vida va a pedir paso, celebrando uno de esos enlaces de los que tantas veces hemos hablado y que permiten la necesaria continuación de los linajes: en este caso, el de la actual detentadora de este título marquesal, uno de los de más solera de España. Así es que no es malo celebrar este feliz hecho en el regreso de este blog, en los primeros días de septiembre, antes de que lo celebremos in situ, como se debe (y agradecido por ello, por supuesto). Y por eso, aquí les traigo un par de trabajos de interés para aumentar sus noticias sobre este título, asentado en el Reino de Granada y concedido en 1491 a Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza por mano de la Reina Católica: el primero, sobre su fundación; y el segundo, sobre su implantación geográfica, política y económica. Y bien hallados tras un largo verano.