DE NUEVO EL REY RENÉ, PARA ACABAR EL AÑO

Bibliothèque nationale de France, Département des manuscrits, Français 2693
Bibliothèque nationale de France, Département des manuscrits, Français 2693

No es la primera vez que hablamos del rey René de Anjou, ni de su espléndido tratado sobre los torneos. Hoy volvemos a hacerlo trayéndoles este último íntegramente a este su blog, como un regalo para despedir el año. Este maravilloso   «Traittié de la forme et devis comme on fait les tournoyz», dedicado  «A tres hault et puissant prince mon tres chier, tres amé et seul frere germain Charles d’Anjou», en el que se menciona un torneo «fait en la ville de Bruges par tres hault et puissant seigneur, monseigneur de La Gruthuse», el11 de junio de 1392, con las armerías de los justadores. Como bien saben, es una joya que irrenunciablemente deben conservar en sus bibliotecas digitales. Y buen final y comienzo de año, en paz y en buena compañía.

SI NO QUIERES CALDO, TAZA Y MEDIA

btv1b530239472 (1)
BNF, Manuscrits, Français 5232: Armas del Reino de León (erróneamente diseñadas, ya que el león debería ser púrpura)

O más bien tres tazas, ya que hoy les traigo tres armoriales, tres, procedentes de la BNF. Tres auténticas joyas (uno de ellos muy particular, como veremos) que paso a enumerarles: en primer lugar, con la friolera de más de 570 folios en recto y vuelto, el Grand armorial colorié, dont les blasons sont rangés sous les rubriques suivantes (Bibliothèque nationale de France, Département des manuscrits, Français 5232), realizado, por su caligrafía y estilo, en los años medios del siglo XVI.

Bibliothèque nationale de France, Département des manuscrits, Français 5230
Bibliothèque nationale de France, Département des manuscrits, Français 5230

El segundo es otra auténtica maravilla: de origen sin duda flamenco, el Ancien armorial colorié, où sont figurés les blasons de différents princes et seigneurs de France, Allemagne, Flandre, Angleterre, Espagne, Italie, etc. , dedicado «au sieur de Bellenville, roi d’armes en Artois», fue redactado en el siglo XV (Bibliothèque nationale de France, Département des manuscrits, Français 5230), y presenta las características formales de los armoriales de la época (caso del de Gelre, del que está muy cerca).

BNF, Bibliothèque de l'Arsenal, 4150
BNF, Bibliothèque de l’Arsenal, 4150

El último es muy singular: se trata de una copia, fechable en 1658, de un armorial muy anterior, según afirma realizado en 1425 por Charolois (en realidad Charolais), «mareschal d’armes du bon duc Philippes de Bourgogne et de Braban, Limbourg, Luxembourg, Lotrich et Gueldre, etc., conte de Flandre, Artois, palatin de Bourgogne et de Hénault, marquis du St-Empire, de Holande, Zélande, Namur, Zutphen, seigneur de Frise, d’Utrect, de Salins et Malines, à qui Dieu fache paix et de présant le maintiene en santé et prospérité». Esta obra, las armerías o «armoiries des grands du monde, assemblés de mains païs par le comendemant de monseigneur le Duc, l’an 1425, dans la noble ville de Bruxelle» (BNF, Bibliothèque de l’Arsenal, 4150), también llamado Pequeño armorial del Concilio de Constanza, fue copiada por (o para) Philippe-Nicolas d’Aumale, marqués d’Haucourt, dando de él algunas referencias, en su día, Michel Popoff (L’héraldique espagnole et catalane à la fin du Moyen Âge, París, 1989). Un curiosísimo documento, como convendrán conmigo. En resumen, tres tazas, tres, de un caldo heráldico que espero les satisfaga. Y buena semana, con fin de año incluido.

REYNO DE NAVARRA

Capitel doble con la bloca de los Reyes de Navarra (s. XIII, catedral de Tudela)

Tal día como hoy, en el que de la mano de una política oportunista y ramplona, euskalduna de vocación -que ha esperado a los resultados de las elecciones y a lo que supone una virtual impunidad para perpetrar el hecho al que aquí aludo- se ha retirado a los Reyes de España (que son también, por tanto, Reyes de Navarra) la invitación a presidir los Premios Príncipe de Viana, que -supongo que por laicizarlos más- dejarán de entregarse en Leyre y pasarán a Olite.

Añadido a ello, han retirado la dotación económica de dichos premios. En fin, estas decisiones retratan a quienes las toman; y no dudo de que la indudable entidad que antes tenía tal premio ahora ha desaparecido absolutamente: es lo triste de estar al albur de las decisiones erráticas, mitineras o sectarias de esos políticos -y pónganle comillas- a los que sufrimos últimamente más que nunca. En honor a los navarros de bien, entre los que espero en parte contarme -un 50% de mi sangre lo es, mezclada con riojana-, no puedo menos, para educar a estos advenedizos que aprovechan su momentáneo poder para realizar desmanes tras desmanes, que traerles aquí la Historia de Navarra de la mano del propio Carlos de Trastámara, Príncipe de Viana, y otro título similar de la mano de Diego Ramírez Dávalos, a ver si así, leyéndolas, se enteran de algo. Y les sirve, lo que está por ver. Tome usted, señora Barcos: tolle et lege. Y recule, si tiene usted todavía alguna vergüenza.

MORTUUS ET SEPULTUS EST

Muerto y sepultado en un panteón, que es lo que era, al cabo, la abadía de Saint-Denis: el lugar para el eterno descanso de los reyes de Francia, hoy felizmente restaurada como podemos ver en el siguiente vídeo:

Una maravillosa abadía que en el siglo XII, durante la época del abad Suger, conoció su mayor esplendor y un inimitable refinamiento: su arquitectura, su orfebrería, sus artes decorativas, su música (como podemos ver en el siguiente breve reportaje)

fueron sin duda una referencia para fundaciones similares en toda Europa. Allí, los reyes de Francia esperaban la llegada del Último Día siendo ante Dios, como cualquiera de sus súbditos, nada más que unos pobres restos. Una extraordinaria evocación, la de la abadía de Saint-Denis en sus mejores años, la que hoy les traigo en este nuevo catálogo del MET: The Royal Abbey of Saint-Denis in the Time of Abbot Suger (1122–1151). Que lo disfruten.

ARMORIAL DE BEYEREN

El Armorial de Beyeren, también conocido como Armorial de Cornelis van Aeken, fue compilado por Claes Heynenzoon (también conocido como el «heraldo de Gelre», circa 1345-1414), quien alrededor de 1400 fue rey de armas de Ruwieren, el principal heraldo de los Países Bajos. Según se afirma en el epílogo, Heynenzoon terminó su obra el 23 de junio de 1405: Explicit iste liber per manus Beyeren quondam Gelre armorum regis de Ruris (Aquí concluye este libro de la mano de Baviera, antiguamente Güeldres, rey de armas de Ruwieren [en el año un mil cuatrocientos cinco de la era de Nuestro Señor, el día antes de la festividad de San Juan el Bautista]). Heynenzoon se llama a sí mismo «Baviera» y señala que antes se lo conocía como «Güeldres», una referencia a su papel como el heraldo de la corte del duque de Güeldres. Heynenzoon ya había escrito el Wapenboek Gelre, o Armorial de Güeldres, a finales del siglo XIV (ahora en la Biblioteca Real de Bélgica, en Bruselas, ms. 15652-56). Compiló el Armorial de Beyeren mientras prestaba servicio en la corte de Holanda durante la regencia de Alberto I, duque de Baviera y regente del condado de Holanda. El libro contiene 1096 dibujos a color, agrupados principalmente en cinco series que muestran los escudos de armas siguientes: 337 competidores en un torneo en Compiègne en febrero de 1238 (la fecha indicada puede ser un error tipográfico, es probable que sea 1278); 191 competidores en un torneo en Mons en 1310; 404 combatientes en una incursión contra los frisones en Kuinre en 1396; 122 combatientes del sitio de Gorcum en 1402, y 14 series de los «tres mejores» (los tres mejores Juanes, Guillermos, Adolfos, Teodoricos y así sucesivamente). Heynenzoon compiló personalmente los escudos de armas de los combatientes del sitio de Gorcum; los otros los tomó de diferentes fuentes. El texto corresponde a una copia del armorial que data de circa 1500 (Viena, Biblioteca Nacional de Austria, ms. Palatinus 3297, fol. 30). Hoy lo tenemos disponible en la Biblioteca Digital Mundial. Y como siempre, que lo disfruten: ya iba tocando subir un nuevo armorial, ¿o no?

ROPA PARA UN IMPERIO

Efectivamente, de eso trata la entrada de hoy: subo al blog un nuevo catálogo del MET, From Queen to Empress: Victorian Dress, 1837–1877, editado por Caroline Goldthorpe en 1989. Este libro ilustrado sobre el traje victoriano durante la primera parte del reinado de la Reina Victoria es una deliciosa introducción a una época particularmente rica en la historia del traje. De Reina a Emperatriz evoca vívidamente la moda  de la sociedad en la Inglaterra Victoriana y en América a través de pinturas del período, las ilustraciones contemporáneas y llamativas fotografías de trajes realizadas especialmente para este volumen. 1837, el año de la llegada de Victoria al trono, la silueta simple y el algodón impreso de principios del siglo XIX habían ya comenzado a dar paso a un estilo más elaborado de vestido. Sedas lujosas y una extraordinaria diversidad de formas, incluyendo enormes faldas y elaborados  corsés, marcaron la moda de la mujer victoriana hasta el tiempo en que la Reina Victoria fue declarada Emperatriz de la India.  Y acompañando la lectura, una pieza típicamente contemporánea de la época: las Variaciones Enigma, de Elgar. Y como siempre, que lo disfruten. Buen fin de semana.

LIBRO DE ESTILO

Captura

Porque en realidad, eso es lo que es el manuscrito que hoy les traigo, al hilo de la entrada de ayer: un libro de estilo acerca de cómo había que redactar y presentar los expedientes para ingresar en las Órdenes Militares, cómo desarrollar las pruebas testificales, cómo exponer las genealogías, las partidas sacramentales, las probanzas de hidalguía, las pruebas de armería… en fin, en manual de uso, un libro de estilo que un anónimo copista compiló en 1754 con el nombre de Diversos formularios para hacer pruebas de los hábitos de Alcántara, Calatrava y Santiago, con cuantas advertencias son necesarias para instrucción de quien quiera cruzarse en una de dichas tres órdenes (BNE, Mss/5603), y que hoy me complace traerles a este blog, para nuestra mejor comprensión de lo que era la instrucción de un hábito por aquellas fechas, y todo el denso instrumental que conllevaba su realización. Que les sea provechosa su lectura, por otra parte muy sencilla y asequible -la caligrafía es ya de mediados del XVIII, como les indico- y buena tarde.

LOS AGENTES DEL HONOR

El maestre de campo Julián Romero y san Teodoro, por El Greco
El maestre de campo Julián Romero y san Teodoro, por El Greco

Esto es, Reyes de Armas, informantes de Órdenes Militares y testigos. Sobre ellos trata este excelente artículo que hoy les dejo aquí, de la mano del Dr. Guillén Berrendero, que no tiene desperdicio y les encomio lean: el artículo es una reflexión sobre cuál fue el papel de los agentes del honor a la hora de elaborar una idea general sobre el problema de la reputación y la buena fama en Castilla durante el siglo XVII. Disfrútenlo como se merece. Y buena tarde.

RELACIÓN DE LOS CABALLEROS MAESTRANTES

Mapa de bits en Gráfico1

Obra poco conocida salvo para los especialistas y hoy prácticamente inencontrable en librerías anticuarias salvo a precios realmente prohibitivos,  tengo hoy el placer de traerles a esta página un auténtico regalo: se trata de la Relación de los caballeros maestrantes de Ronda, Sevilla, Granada, Valencia y Zaragoza desde la creación de estos cuerpos hasta la fecha […]. Con una carta-prólogo de Francisco Fernández de Béthencourt. Impresa en Úbeda, en el establecimiento tipográfico de la Loma en 1905, y compilada y redactada en esa fecha por don Pedro Vela de Almazán, hoy está felizmente disponible, digitalizada (unos 40Mb) en la Biblioteca Virtual de la Provincia de Málaga -donde esta misma tarde acabo de hallarla-, lo que no podemos dejar de agradecer a nuestros amigos malagueños, ya que, como digo, esta obra era absolutamente imposible de encontrar por otros medios (yo tengo una copia digitalizada por el CSIC hace ya muchos años). Así es que espero que descarguen y guarden como se merece tan singular repertorio, que Vela de Almazán recopiló cuidadosamente en los primeros años del siglo XX: una obra realmente muy completa, un notable elenco que les aseguro que merece conservarse.

LE ROI SOLEIL

Hace unos días, mencionábamos en una entrada del blog la efeméride de la celebración, este año de 2015 que ya casi termina, de la muerte del Rey Sol. Hijo de Luis XIII y de Ana de Austria, nieto de Enrique IV y de María de Médici y de Felipe III y Margarita de Austria, abuelo de nuestro Felipe V (y antepasado directo de nuestro Rey, S.M. don Felipe VI), infante educado y protegido de Mazarino y creador, con predecesores como Richelieu, de la grandeur francesa, bien merece una entrada en este blog. Y será una entrada eminentemente visual y musical, como a él mismo le habría gustado, algo que ya habrán podido apreciar por el extraordinario documental (en francés, eso sí) del canal Arte que abre hoy este su blog: Louis XIV Roi des arts. Enormemente recomendable. Le sigue inmediatamente otro, de la BBC, acerca de la insuperable afición del monarca solar -digno yerno de su suegro, el Rey Planeta, Felipe IV- a la danza: The King Who Invented Ballet: Louis XIV and the Noble Art of Dance (2015). Con una curiosa sorpresa final, por cierto (minuto 58:43).

Y terminamos -por hoy- con una escena de la película Le Roi Danse, en concreto su recreación del Ballet de la Nuit de 1653. Música, danza, gloria, poder: el Rey, en estado absoluto. Por cierto, antes de irme una recomendación: la serie franco-canadiense Versailles, ahora en Canal+. Échenle un vistazo, es un jubileo de la pupila. Y buen viernes.

RAJ

Orgullo y pompa imperial: en resumen, eso es lo que fue el Imperio Británico en la época de su mayor esplendor, tras la proclamación de la Reina Victoria como emperatriz de la India -hasta su disolución en 1946. Y de todos sus territorios, la perla más preciada era el Raj, el subcontinente indio ganado a nababs, rajahs y maharajahs, no pocas veces -recordemos el motín cipayo- a costa de un ímprobo esfuerzo y de no poca sangre derramada. Y este Imperio diverso generó una compleja aristocracia administrativa, desde el Virrey, casi un dios en su palacio de Delhi, hasta el administrador blanco convencido de su sagrada misión que cantara inigualablemente Kipling. Y para conocer algo de todo esto, aquí llevan algo de tarea para hoy: acerca de cómo era la India que se encontraron los navegantes y comerciantes de la John Company, el catálogo Sultans of the South: Arts of India’s Deccan Courts, 1323–1687 (2011). Y acerca del Imperio, un soberbio documental, el Imperio Británico en color, que les enlazo en una primera y una segunda listas de reproducción. Y que ustedes lo pasen bien.