UN NUEVO TRABAJO SOBRE LA NOBLEZA BELGA

Cartas patentes (1922) de Victor van Eyll, otorgadas por Alberto I, Rey de los Belgas

«L’ Evolution de la noblesse belge», de la mano de un gran experto en el tema, el profesor Paul Janssens, Emérito de la Universidad de Gante, en el que hace un exhaustivo -e interesantísimo- recorrido a través de la evolución histórica de la nobleza belga, desde la Edad Media hasta la Contemporánea. Un más que recomendable trabajo, que espero disfruten.

A ÉL DEVEMOS TODO

Michel Sittow: Fernando el Católico. Gemäldegalerie, Vioena
Michel Sittow: Fernando el Católico. Gemäldegalerie, Viena

Así, con v en lugar de b, como Carlos V pronunciaría -bueno, escribiría- esta frase que según quiere la tradición dijo a su hijo, el futuro Felipe II, ante un retrato del Rey Católico (quién sabe si este de Michael Sittow, según parece el más realista y certero de todos los que en su día se realizaron de Fernando V de Castilla y Aragón). Su agudeza política, su inteligencia y su resolución -celebradas por Maquiavelo o por Gracián-, que hoy celebramos en el aniversario de los 500 años de su muerte en Madrigalejo -hace un par de días celebrábamos el feliz natalicio de Carlos III- permitió crear y dar forma a la entidad que hoy llamamos España, aunque esa unidad pudo verse más que comprometida debido a su afanosa búsqueda de un heredero para su reino de Aragón, una vez viudo de Isabel de Castilla. En cualquier caso aquí van, como siempre, varios enlaces sobre el tema: los dos tomos (uno y dos) de la Historia del Rey Fernando el Católico, del cronista Jerónimo de Zurita; su testamento, cambiado poco antes de su muerte para asegurar la sucesión en su nieto Carlos; y un ensayo sobre su vis política de la mano de diversos académicos de la RAH, con ocasión de la recepción en la misma de don Juan Pérez de Guzmán (1906). Y el consejo de que no dejen de leer las últimas biografías publicadas sobre el rey: la excelente de Luis Suárez Fernández, maestro de historiadores y de medievalistas, y la divulgativa y amena del hispanista Henry Kamen. Así es que como siempre: a aprender y a disfrutar.

IRONÍAS

Captura

Viene al hilo esta entrada de hoy porque el otro día recibí un simpático comentario en una de las pasadas entradas de este su blog, en el que un espontáneo lector del mismo se despachaba de la siguiente manera:
«ESTIMADOS HERMANOS:
Solicito confirmarme archiduque de la aristocracia burguesa porque soy caballero templario anglosajón jinete negro.
Atentamente:
Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
Documento de identificacion personal:
1999-01058-0101 Guatemala,
Cédula de Vecindad:
ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
Ciudadano de Guatemala de la América Central».

Gaspar Melchor de Jovellanos, por Francisco de Goya (Museo del Prado)
Gaspar Melchor de Jovellanos, por Francisco de Goya (Museo del Prado)

Después de alegrarme la tarde el comentario de este simpático centroamericano (cuyas perlas por cierto se esparcen allende los mares en múltiples sitios de Internet), que reproduzco en su integridad para que todos ustedes lo disfruten igual que yo mismo, aprovecho la ocasión para construir a su costa esta entrada de hoy, dedicada a ironizar sobre la nobleza, y no puedo dejarles en mejores manos que en las de don Gaspar Melchor de Jovellanos, y en concreto con su conocida Sátira de los Grandes y Alta Nobleza de España (1787), que en sus consumados versos critica el majismo, el torerismo, el folklorismo (y otros tantos ismos) en los que la nobleza española de finales del XVIII había caído, sirviendo de mofa y befa a ensayistas, críticos y pensadores coetáneos (un relevante estudio sobre dicho texto, aquí). Léanselos ambos, que no tienen desperdicio: y no me agradezcan la entrada de hoy a mi, sino al señor «Jorge Vinicio Santos González» o comoquiera que se llame en la vida real, que me la ha dado hecha…

VISIONES DE NOBLEZA

Patente de nobleza otorgada por Jacobo I Estuardo a George Calvert (1624). Maryland Historical Society

Dos visiones sobre la nobleza: tal vez diferentes, tal vez complementarias. Pero sin duda ambas de interés. La primera, La Genealogía en la frontera del año 2000, de la mano del Dr. Ceballos-Escalera, marqués de la Floresta: una visión actual acerca de la interacción entre esta disciplina y su estudio del estamento nobiliario. La segunda, Bases sociales de la Emblemática. Aristocracia y nobleza, pasado y presente, de la mano de Manuel Fuertes de Gilbert. Dos visiones, como digo; pero que deben leerse.

HIDALGUÍA

Ejecutoria de Francisco de Molina (BNE)
Ejecutoria de Francisco de Molina (BNE)

No es la primera vez que, de forma directa o indirecta nos referimos a ella, a la hidalguía, esa «nobleça que uiene a los omes por linage […]» (Partidas, II, 21, 3). Y para abundar más sobre ella, dos materiales más que interesantes: una ejecutoria más de las muchas que conforman los fondos de nuestra Biblioteca Nacional (es decir, la resolución favorable de un pleito de hidalguía en la Chancillería o tribunal superior, que contaba con una sala específica, la de los Hijosdalgo, para tal fin), en este caso concreto la ejecutoria de Francisco de Molina, vecino de Hinojosa de la Orden, con maravillosas miniaturas de estilo manierista procedentes del reinado de Felipe III (se trata de un traslado de 1603 del pleito original, litigado en Granada en 1580), y como complemento y recientemente publicado, el artículo La hidalguía en Castilla y América: Luces y sombras del debate historiográfico, de la mano de Jorge Pérez León (Universidad de Valladolid), de interés, aunque adolece -entiendo- de carencias en cuanto a la bibliografía que maneja, en algunos casos no totalmente actualizada; lo que es de extrañar, siendo tan reciente. En cualquier caso, espero que disfruten ambos enlaces y les sean de utilidad.

EL BETHENCOURT

Objeto de deseo de tantos genealogistas españoles -que han debido consultarlo hasta ahora pasando mañanas y tardes enteras en bibliotecas y archivos, a veces muy poco acogedores- tengo el placer de traerles hoy aquí los enlaces a los diez tomos, diez, de la clásica, extraordinaria, solvente y acreditada Historia genealógica y heráldica de la monarquía española, Casa Real y Grandes de España, de don Francisco Fernández de Bethencourt , erudito y polígrafo canario, diputado a Cortes, gentilhombre regio, individuo de la Academia de la Historia y otras, que comenzó allá por 1897 y que desgraciadamente, dada la envergadura del proyecto, nunca pudo concluir. Una obra (y un autor) enormes, magníficamente valorados en su época e igualmente hoy, por todos aquellos que bebemos de sus exhaustivas fuentes.  En fin, el Bethencourt: nada más y nada menos. Ahora toca descargarlo, atesorarlo y disfrutarlo: y de nada, porque ha sido un placer.

UN SOLO SEÑOR

Genealogía paterno-materna del emperador: Armas de Maximiliano de Austria, María de Borgoña, Fernando de Aragón, Isabel de Castilla, Felipe I y Juana de Castilla. En la base del árbol, las armas propias de Carlos V tras su coronación imperial
Genealogía paterno-materna del emperador: Armas de Maximiliano de Austria, María de Borgoña, Fernando de Aragón, Isabel de Castilla, Felipe I y Juana de Castilla. En la base del árbol, las armas propias de Carlos V tras su coronación imperial

Efectivamente, pues eso es lo que era el emperador Carlos de todos sus reinos y señoríos, tanto los recibidos por herencia como los colonizados y conquistados allende el océano.

Parte de la genealogía castellana del emperador: Juan I de Castilla y Leonor de Aragón; Juan de Gante y Constanza de Castilla; Enrique III de Castilla y Catalina de Lancaster; y Juan II de Castilla
Parte de la genealogía castellana del emperador: Juan I de Castilla y Leonor de Aragón; Juan de Gante y Constanza de Castilla; Enrique III de Castilla y Catalina de Lancaster; y Juan II de Castilla

Así, en su recuerdo y aprovechando que en pocos días dará comienzo una nueva etapa de la popular serie televisiva Carlos, Rey Emperador, que sigue un buen número de público -algo preferible, sin duda, a ver programas tales como Sálvame o Adán y Eva, auténticos ludibrios nacionales- les traigo aquí este singularísimo documento, las Notes généalogiques sur la maison d’Autriche et journal des voyages de Charles-Quint (Bibliothèque nationale de France, Département des manuscrits, Français 5617 ). 

Ascendencia borgoñona del emperador: entre otras, las armas de Felipe "el Bueno" y su mujer, Isabel de Portugal (hija de Juan de Portugal y Felipa de Lancaster), padres de Carlos "el Temerario"
Ascendencia borgoñona del emperador: entre otras, las armas de Felipe «el Bueno» y su mujer, Isabel de Portugal (hija de Juan de Portugal y Felipa de Lancaster), padres de Carlos «el Temerario»

Fue redactado de la mano de Jean de Vandenesse, mayordomo y superintendente de las casas del emperador y de Felipe II entre 1514 y 1560 y castellano de Gray (1545), con un espléndido repertorio heráldico y unos excelentes y sugestivos árboles genealógicos en los que se pormenorizan las ascendencias paterna y materna del emperador. Y como siempre, mi mejor deseo de que les aproveche.

SOBRE LA ORDEN DEL ESPÍRITU SANTO

Philippe de Champaigne: Monsieur, el duque de Orléans, recibiendo las insignias de la orden del Espíritu Santo de manos de su hermano, Luis XIV
Philippe de Champaigne: Monsieur, Felipe, el duque de Orléans, recibiendo las insignias de la orden del Espíritu Santo de manos de su hermano, Luis XIV

La Orden del Espíritu Santo fue, durante los dos siglos y medio de su existencia, la orden de caballería más prestigiosa de la monarquía francesa. El 31 de de diciembre de 1578, en medio de las  guerras de religión, Enrique III de Valois fundó la «orden y la milicia del Bendito Espíritu Santo», en recuerdo de su coronación como monarca de Polonia y posteriormente como rey de Francia, tras haber ocurrido ambos hechos el día de Pentecostés.

El duque de Orléans, revestido con el hábito de la orden
El duque de Orléans, Felipe, revestido con el hábito de la orden

Fue, sin duda alguna, la primera orden de la monarquía francesa y los reyes de Francia fueron siempre sus grandes maestres. Sus miembros debían ser obligadamente católicos, poseyendo una nobleza hereditaria que se remontara al menos al bisabuelo del agraciado, y tener al menos treinta y cinco años de edad; los príncipes extranjeros podrían ser recibidos con veinticinco años, los príncipes de la sangre con quince años y los Hijos de Francia (hijos legítimos o legitimados del rey) la recibían el día de su bautismo. Todos los caballeros del Espíritu Santo eran investidos en la orden de Saint-Michel antes de su recepción y recibían por lo tanto el título de «caballeros de las órdenes del rey»: esta última orden de caballería fue fundada en Amboise el 1 de agosto de 1469 por Luis XI, bajo el nombre de «Orden y Amable Compañía de Monsieur Saint Michel».

Enrique IV de Borbón, con el collar de la orden
Enrique IV de Borbón, con el collar de la orden

Aunque la orden del Espíritu Santo estaba reservada inicialmente para los más altos dignatarios del reino, el rey Enrique IV permitió la entrada en la misma a un número limitado de grandes monarcas y señores extranjeros de otras confesiones. Un impuesto específico denominado marc d’or fue creado para satisfacer las necesidades de la orden, cuya sede estaba en el convento de los Grands Augustins en París. Su lema era «Duce et Auspice», poniendo a sus integrantes bajo la guía y la protección del Espíritu Santo.

Un caballero con el hábito
Un caballero con el hábito

Abolida en 1791 durante la Revolución, la orden del Espíritu Santo fue restaurada en 1814. Luis XVIII la confirió, entre otros, al Zar Alejandro I de Rusia, a Francisco I de Austria, a Federico Guillermo III de Prusia y al duque de Wellington. Carlos X restaurará las ceremonias de la orden, que será definitivamente abolida por Luis Felipe I de Orléans en 1830.

Una de las páginas del armorial
Una de las páginas del armorial del señor de Angreau (1617), con las armas de Luis Gonzaga, duque de Nevers

Hoy queda como una orden dinástica -hemos visto imágenes del pretendiente Borbón Anjou llevando sus insignias en señaladas ocasiones- y en su recuerdo, les traigo dos armoriales de la misma y el listado de sus caballeros: el primero online, con el repertorio armero completo de sus caballeros desde su fundación hasta su disolución en 1830; y el segundo, el repertorio Recueil de blasons coloriés des chevaliers de l’Ordre du Saint-Esprit (1579-1581), por J. Bette, señor d’Angreau (Bibliothèque nationale de France, Département des manuscrits, Français 25202), dedicado al príncipe Carlos, duque de Croy y de Arschot, caballero del Toisón, el 14 de marzo de 1617. Espero, como siempre, que les divierta. Y buena tarde.

EL MÁS ALTO PREMIO

Armas de Felipe II en el coro de la Catedral de Gante (Lukas Art in Flanders)
Armas de Felipe II en el coro de la Catedral de Gante (Lukas Art in Flanders)

¿Y qué más alto premio puede ser que el Toisón, galardón, premio, condecoración y divisa de la amigable compañía sobre la que tanto hemos hablado en este blog? Y hoy, primer día del nuevo año, lo traemos aquí en los magníficos paneles de Lucas de Heere, pintados en julio de 1559 para el capítulo de la orden en Gante (Sint-Baafskatedraal, catedral de San Bavón), gentileza del banco de imágenes Lukas-Art in Flanders -pinchar para ampliarlas-, representando tanto a los caballeros que fueron creados en el primer capítulo por el duque Felipe el Bueno como a los que asistieron al de 1559, siendo Gran Maestre Felipe II, que había recibido el maestrazgo y el ducado de Borgoña de su padre, Carlos I, tras su abdicación en Bruselas (como verán, algunas armas no están diseñadas al no haber recibido aún sus titulares el collar de la orden).

Ubicación del repertorio armero en la catedral de Gante (Lukas Art in Flanders)
Ubicación del repertorio armero en la catedral de Gante (Lukas Art in Flanders)

Y también les traigo a esta su página la evocación de tales compagnons, en concreto la obra Le Mausolée De La Toison D’Or, Ou Les Tombeaux Des Chefs Et Des Chevaliers Du Noble Ordre De La Toison D’Or: Contenant Leurs Eloges, Inscriptions, Epitaphes, Alliances, Simboles, Emblemes, Medailles, Devises, Epithétes, & crys de Guerre (Amsterdam, 1689), en la que se recuerda, hasta los años finales del siglo XVII, a los caballeros que formaron parte de tan amicale compagnie. Y buen comienzo del año nuevo que hoy empieza.