DE LOS PRÍNCIPES DE LIECHTENSTEIN

Carlos Eusebio, II Príncipe de Liechtenstein desde 1627 hasta 1684

Notables mecenas y coleccionistas, astros cortesanos que particularmente brillaron en la corte de los Habsburgo austríacos (desde Carlos I de Liechtenstein, en 1608), traigo hoy aquí una serie de publicaciones relativas al patrimonio de los Príncipes de Liechtenstein, el pequeño principado centreuropeo, deseando sirvan para aumentar sus fondos acerca del mecenazgo, el coleccionismo y el interés por las Bellas Artes, en este caso a lo largo -fundamentamente- del siglo XVIII.
A lo largo de sucesivas generaciones, los Príncipes de Liechtenstein han sido devotos coleccionistas de arte. El resultado de esta tradición es una colección de obras maestras que en su profundidad y amplitud refleja más de cuatrocientos años de historia de Europa y se encuentra entre las mayores colecciones privadas del mundo. Pinturas, esculturas, armas de fuego, porcelana y otras obras de arte fueron adquiridas o encargadas por los Príncipes de la Casa de Liechtenstein para decorar sus magníficos palacios, para mostrar su estatus y su riqueza, para hacer conocer su distinción como grandes coleccionistas, y como una manera eminentemente visual de hacer honor al viejo adagio nobleza obliga. Los títulos que les traigo a esta entrada (todos ellos publicados por el MET de Nueva York) son los siguientes:
Liechtenstein: The Princely Collections
Liechtenstein Palaces in Vienna from the Age of the Baroque
Firearms from the Collections of the Prince of Liechtenstein
The Golden Carriage of Prince Joseph Wenzel von Liechtenstein
Pueden descargar todos ellos pulsando el botón «Download pdf». Y como siempre les deseo, que les aproveche la lectura.

DELICIAS DECIMONÓNICAS

Isabel II, como Gran Maestre de las Órdenes Militares españolas (1865)

Entre 1864 y 1865, el editor José Gil Dorregaray sacó a las prensas en Madrid, en la imprenta de Tomás Rey, su Historia de las órdenes de caballería y de las condecoraciones españolas, redactada por diversos autores pertenecientes a las mismas, dotada de un aparato histórico-documental digamos que acorde con la época y adornada de una serie de bellísimas litografías de gran calidad, mostrando los uniformes, insignias y condecoraciones de las mismas. Hoy tengo el placer de traérsela a ustedes en dos enlaces: uno, el de la Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico Español, digitalizada con gran detalle y a todo color; y si ese enlace fallara, otro a la Biblioteca Nacional, en el que sólo están a color las litografías. Una delicia decimonónica para conservar y guardar, como siempre, ya saben. Y buena tarde.

EL ARMORIAL DE LOS CONDES DE ARGILLO

img_0021

Hoy en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza, el Armorial de los Condes de Argillo (para verlo o descargarlo pinchar abajo, en «Copia digital») es una recopilación de escudos heráldicos de casas reales europeas e hispánicas y de títulos nobiliarios principalmente castellanos. Generalmente van acompañados por una breve leyenda o titulillo manuscrito. La última parte contiene una colección de documentos manuscritos de historias familiares. Realizado en escritura humanística cursiva, entró en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza por compra a los herederos del condado de Argillo (Zaragoza), por el Gobierno de Aragón en 1997. Una joya poco conocida, realizada en torno a 1570: que les aproveche su consulta.

CABALLO Y CABALLERO

Una unidad indisociable, de la que no es la primera vez que tratamos: aquí tenemos dos excelentes catálogos de dos pasadas exposiciones del MET de Nueva York, Man and the Horse: An Illustrated History of Equestrian ApparelThe Armored Horse in Europe, 1480–1620

El primer catálogo nos muestra un interesante repertorio acerca del traje de montar, y el segundo sobre las armaduras ecuestres. Parte integral de la cultura renacentista, el caballo no sólo era una bestia de carga y un medio de transporte, sino también un signo de rango y condición. Para la nobleza, la equitación era una habilidad esencial, tanto en lo militar como en lo social. Los caballos jugaron un papel fundamental en la guerra, torneos y ceremonias, y a menudo llevaban armaduras tan elaboradas y costosas como las de sus jinetes. Desde finales de 1400 a finales de 1500, las armaduras ecuestres europeas llegaron a ser tan sofisticadas que sus mejores producciones se encuentran ahora entre los mayores logros de las artes decorativas del Renacimiento.