CORTE SON CORTESANOS

Un nuevo trabajo: el de José Eloy Hortal (Universidad Rey Juan Carlos), El personal de los Sitios Reales desde los últimos Habsburgo hasta los primeros Borbones: de la vida en la periferia a la integración en la Corte; y referencias sobre otra obra, de Santiago Martínez Hernández: «La cámara del rey durante el reinado de Felipe IV: facciones, grupos de poder y avatares de un valimiento (1621-1665)», en Rafael Valladares (dir.), El mundo de un valido. Don Luis de Haro y su entorno, 1643-1661, en Marcial Pons. Que les aprovechen.

DUELOS Y QUEBRANTOS

Duelos, quebrantos… y vicios diversos, ya que no se trata de la contundente receta manchega que en estos días tal vez echemos de menos, sino de los vicios de la aristocracia, que como todo grupo humano tenía los suyos (obviamente, no iban a ser menos que el resto de los mortales). Así es que como suelo aquí van un par de  recientes títulos que les recomiendo encarecidamente: Aristocratic Vice: The Attack on Duelling, Suicide, Adultery, and Gambling in Eighteenth-Century England, de Donna T. Andrew, y The Duel in European History: Honour and the Reign of Aristocracy, de Victor Kiernan. Interesantísimos ambos, y como suele ser habitual, pueden descargar estas obras, custodiadas en un repositorio ajeno a esta página, pulsando bajo “Download” el enlace de Longfiles, y posteriormente el botón azul “Archivo de descarga”. Que las disfruten.

LAS CORTES DE LA ITALIA DEL RENACIMIENTO

En este estudio , Alison Cole explora los usos distintivos del arte en los cinco grandes principados de Nápoles, Urbino, Ferrara, Mantua y Milán. Los príncipes que gobernaban estas ciudades-estado, compitiendo entre sí y con las grandes cortes europeas, confiaban en el patrocinio artístico para promover su legitimidad y autoridad. Grandes artistas y arquitectos, de Mantegna y Pisanello a Bramante y Leonardo da Vinci, fueron encargados de diseñar, pintar y esculpir, pero también para supervisar los proyectos de construcción de la corte y sus entretenimientos. Medallones de bronce, manuscritos iluminados y ricos tapices, inspirados en fuentes tan variadas como monedas romanas, marfiles bizantinos y romances de caballería franceses, fueron atesorados y comercializados. Los palacios fueron decorados extravagantemente, los espectáculos públicos fueron cuidadosamente escenificados, y ciudades enteras fueron rediseñadas para traer honor y placer. Los estilos cortesanos que emergieron de este intrincado paisaje se examinan en detalle, al igual que las motivaciones complejas de los señores y gobernantes, sus consortes, sus nobles y sus artistas. Como suele ser habitual, pueden descargar esta obra, custodiada en un repositorio ajeno a esta página, pulsando bajo «Download» el enlace de Longfiles, y posteriormente el botón azul «Archivo de descarga». Que lo disfruten, y más con la música de este enlace, que se escuchaba en las cortes itálicas del siglo XVI.