HIJOS Y HEREDEROS

El zarévich Alexei Nikoláievich Románov, heredero al trono ruso, en 1909

Subimos hoy al blog esta excelente monografía: Sons and Heirs. Succession and Political Culture in Nineteenth-Century Europe, editada por Frank Lorenz Müller y Heidi Mehrkens, de la Universidad Saint Andrews. Se trata de un espléndido trabajo focalizado en la sucesión de las monarquías europeas decimonónicas a través de la figura del heredero de la Corona. Mediante varios estudios de caso, tales como la Alemania de los Hohenzollern, la Italia de los Saboya, la Casa de Württemberg, el principado de Gales, la Casa de Habsburgo, la Corona danesa, la sucesión de Alfonso XII en España -este último de nuestro particular interés-, el trono belga etc., los autores realizan un concienzudo seguimiento de las luchas de poder, facciones cortesanas, oportunidades y conflictos en el acceso al trono de algunos de los monarcas más significativos del período: Eduardo VIII de Inglaterra, Guillermo II de Alemania o Alfonso XIII de España. Desde luego para leerlo, disfrutarlo y guardarlo en sus bibliotecas digitales. Y que les aproveche.

LUJOS RENACENTISTAS

Hoy asociamos el Renacimiento con la pintura, la escultura y la arquitectura -las artes “principales”. Sin embargo, los contemporáneos a menudo llevaban a cabo las obras de arte “de menor importancia”, adornadas con piedras preciosas, armaduras ricamente embellecidas, espléndidos tapices y bordados, música y espectáculos efímeros. Isabel de Este, Marquesa de Mantua, legaba a sus hijos jarrones de piedra preciosa montados en oro, piedras preciosas grabadas, marfil, bronces y mármoles antiguos; sus damas de honor favoritas, por el contrario, recibieron simples pinturas. Los patrones renacentistas coleccionaban artefactos de lujo por su exquisita artesanía y el capital simbólico de sus componentes; pinturas y esculturas realizadas en materiales modestos eran de menor importancia. La autora de este libro, Luxury arts of the Renaissanceanaliza cómo las artes de lujo pasaron, tras el Renacimiento, a ser desechadas como artes “decorativas” o “menores” -extravagantes baratijas de los ricos, indignas del estatus de Arte. Luego, reexaminando los objetos mismos y sus usos en su día, muestra cómo suntuosas creaciones construyeron el mundo y el gusto de las mujeres y los hombres renacentistas. Que lo disfruten.

PIEDAD REAL

Jean Bourdichon fue el pintor de la corte de cuatro sucesivos reyes franceses, incluyendo a Luis XII y a su predecesor, Carlos VIII. Bourdichon pintó las horas de Luis XII para el rey de Francia en torno a la coronación de Luis, en 1498. Publicado por el Museo J. Paul Getty,  esta obra que hoy les traemos reproduce las dieciséis miniaturas conocidas del libro junto con una selección de otros libros iluminados por el artista, por su maestro Jean Fouquet y por sus contemporáneos. Janet Backhouse, que reveló esta olvidada obra maestra, presenta las Horas de Luis XII y su ciclo de miniaturas, seguida de otros prestigiosos autores que sin duda les iluminarán -y en este caso nunca mejor dicho- sobre esta maravillosa obra. Y, como siempre, que la disfruten y la aprovechen como sin duda alguna ella merece.

JOSEFINA Y LAS ARTES DEL IMPERIO

Este libro ricamente ilustrado, que nos trae la librería virtual del Museo Getty, revela cómo Josefina, la emperatriz par excellence de Napoleón Bonaparte, moldeó las artes de la Francia del siglo XIX y más allá. Su incomparable sentido del estilo, su pasión por coleccionar, su amor por los jardines y sus comisiones de obras a grandes artistas como Antonio Canova, Jacques-Louis David, Pierre-Paul Prod’hon y Pierre-Joseph Redouté establecieron el estándar para una nueva estética decimonónica. En estas páginas, la opulencia de la cultura del Salón se pone en contraste con la época tumultuosa de la Revolución y el Imperio, el romance y la tragedia -un mundo en el que Joséphine se elevó a su propio papel trascendental en la historia con singular gracia y elegancia.

FIESTA Y FASTO

Escenografía de Baccio del Bianco para Andrómeda y Perseo, de Calderón de la Barca (1653)

En el verano de 1641, coincidiendo con la festividad de la Virgen del Carmen, se celebraron en la capital del Reino de Cerdeña unos festejos públicos extraordinarios que hoy día es posible reconstruir gracias a la reciente recuperación de varios textos relacionados con aquella fiesta teatral cortesana, admirada por los espectadores de la época con el título de Panegíricos y proezas de los príncipes de Oria. Se trata de una pieza teatral en verso, en tres jornadas y con loa introductoria, representada y editada ese mismo año en Cáller (actual Cagliari) junto a una Copia de la Relación de la fiesta que describe con detalle cómo se llevaron a cabo tanto la representación teatral como los preparativos de los festejos urbanos.

Portada del manuscrito de Andrómeda y Perseo (1653)

Los materiales que se estudian y editan en este volumen que hoy les ofrecemos, Teatro cortesano y Relación de una fiesta en Cerdeña (1641): panegíricos y proezas de los príncipes de Oria, de Francisco Tello (edición y estudio preliminar de Gabriel Andrés, de la Universidad de Navarra), permiten enriquecer el corpus de teatro hispano-sardo conocido hasta ahora, circunscrito fundamentalmente a una limitada serie de textos dramatúrgicos religiosos. Noticias y referencias ocasionales en diversos textos y documentos dejan entrever que la producción teatral durante la Edad moderna en la isla, sobre todo en ámbito jesuítico y cortesano, no fue tan limitada como podrían indicar los textos conservados.

Baccio del Bianco, escenografía para Andrómeda y Perseo (1653)

En cualquier caso, los Panegíricos y proezas de los príncipes de Oria, de Francisco Tello de León, confirman la vivacidad de aquella producción escénica seicentesca de factura cortesana, de la que les traemos algunas muestras gráficas -las soberbias escenografías de Baccio del Bianco  (1653) para la Andrómeda y Perseo, de Calderón de la Barca, representada en el palacio del Buen Retiro-, acompañadas de la Loa (impagable el ¡Viva Filipo, viva! del final, dedicado originariamente a Felipe IV y aquí reutilizado para Felipe V) de la ópera La Púrpura de la Rosa, de Tomás Torrejón de Velasco, estrenada en 1701 en Lima, en donde era virrey el conde de la Monclova. Fasto y fiesta barroca, presente en toda la Monarquía Hispánica: en España, en Perú o en Italia, territorios diversos de una monarquía global.

LA ÚLTIMA VÍCTIMA DE ENRIQUE VIII

Henry Howard, conde de Surrey, fue uno de los personajes más extravagantes y polémicos del reinado de Enrique VIII. Un poeta pionero, cuyo verso tuvo un impacto profundo en Shakespeare, Surrey fue sin embargo calificado por un contemporáneo como “el niño más locamente orgulloso de Inglaterra”. Fue heredero del primer noble de Inglaterra, primo hermano de dos de las esposas de Enrique VIII -Anne Boleyn y Catherine Howard- y mejor amigo y cuñado del hijo ilegítimo del rey, Henry Fitzroy. Celebrado por sus acciones caballerescas tanto dentro como fuera del campo de batalla, Surrey se convirtió, con sólo veintiocho años, en el Teniente General del Rey en Francia. Pero su confiado exterior enmascaraba su inseguridad y su soledad. Hombre de intrigantes contradicciones, Surrey fue tanto el ejecutor de la ley como su burlador, tanto un reformador político conservador y religioso como un vividor borracho. El heroísmo del campo de batalla, la conspiración y el drama del tribunal que le juzgó y condenó, arroja nueva luz sobre la opulencia y el artificio de su deslumbrante vida. Esta reciente biografía, de la mano de Jessie Childs (en formato .epub) nos acerca a una época fascinante, y a una clase social -la aristocracia Tudor- paradigmática de una época convulsa.

UNA BIOGRAFÍA CABALLERESCA

Sepultura de William Marshall, I conde de Pembroke (c. 1146-1219), en la iglesia del Temple, Londres

Nacida con obras tales como la Historia Roderici, crónica medieval  (s. XII) redactada en latín en el que se narraba la biografía épica de Rodrigo Díaz de Vivar, el Campidoctor o maestre de campo de Sancho el Fuerte y Alfonso VI de Castilla, la biografía caballeresca, con sus ribetes mitológicos y literarios, pero de donde sin duda podemos hoy extraer importantes datos y detalles biográficos de sus protagonistas, se halló en boga a lo largo de toda la Edad Media europea. Buen ejemplo de ella es la que hoy traemos aquí: la biografía del primer conde de Pembroke, Guillermo el Mariscal, asociado a la corte normando angevina de los Plantagenêt, de quienes fue cercano y leal servidor. Conocida hoy su semblanza biográfica por la maravillosa y breve obra que sobre su figura trazara con destreza Georges Duby, maestro de medievalistas, esta transcripción de su primera biografía que hoy les remito, compuesta en verso latino en torno a 1220 por John of Earley, merece la pena conocerla: una fuente histórica que nos llega, con plena frescura, vibrante y viva, desde un siglo XIII mucho más cercano de lo que creemos. Que la disfruten.