OTRA VEZ DESDE LA ATLÁNTIDA

Tal y como los emigrados rusos nombraban a la Rusia prerrevolucionaria, perdida para siempre después de 1917. Traemos hoy aquí un nuevo libro, Former People: The Final Days of the Russian Aristocracy, de Douglas Smith, una obra épica que nos cuenta la historia de la aristocracia rusa, atrapada en el torbellino de la revolución bolchevique. Lleno de relatos escalofriantes de palacios saqueados y haciendas en llamas, de campesinos saqueadores y soldados del Ejército Rojo, de encarcelamiento, destierro y ejecución, es la historia de cómo una élite de siglos de antigüedad, famosa por su esplendor y su riqueza, fue desposeída y destruida junto con el resto de la antigua Rusia. Sin embargo, es también una historia de supervivencia de cómo sobrellevaron las heridas psicológicas infligidas por la pérdida de su mundo y las décadas de represión, de cómo lucharon por encontrar un lugar para ellos y sus familias en el nuevo orden de la Unión Soviética. Es una crónica de la suerte de dos grandes familias aristocráticas -los Sheremetev y los Golitsyn- que nos revela cómo, incluso en las más oscuras profundidades del terror, la vida cotidiana continuaba. Pueden descargarla de este enlace.

GENTLEMEN RURALES

De eso trata, precisamente, la entrada de hoy. De la británica gentry, compuesta por gentlemen rurales, beneficiados por la expropiación de los bienes eclesiásticos que se produjo en Inglaterra desde el reinado de Enrique VIII, y posteriormente por la liquidación de las tierras comunales que se llevó a cabo a lo largo del reinado de los Estuardo. Esta obra de Felicity Heal y Clive Holmes, editada en 1994 y un verdadero referente sobre este interesantísimo tema, es el primer análisis completo de la nobleza en el período moderno temprano desde la obra de Mingay, The Gentry: the Rise and Fall of a Ruling Class (1976),  ofreciendo una síntesis de los trabajos recientes sobre este grupo social y político clave. Pueden descargarlo aquí. Y que les aproveche, como siempre.

FAKE ORDERS

Es decir, que hoy vamos a hablar -aunque como saben, no me gusta meterme en tales charcos y los evito por principio- de las fake orders, también conocidas como self-styled orders, o en llano y paladino castellano de toda la vida, de las órdenes falsas: algo que no he podido evitar, al ver reflejadas en webs y redes sociales (y cada día en mayor número) la proliferación, casi bacteriana, de todo este tipo de, hum… llamémoslas instituciones.

Falsos templarios (de una página en Facebook)

Fácil caladero donde pescar incautos, corporaciones que ofrecen a aquellos que las ansían alguna manera de reconocimiento, reflejada en condecoraciones, fantásticos y coloridos atavíos, estandartes, banderas, ceremonial, las órdenes falsas permiten a personas y a individuos que no hubieran nunca podido acceder a órdenes legítimas y canónicas la satisfacción de verse reconocidos dentro de un grupo que, desgraciadamente, suele caracterizarse por la rampante mediocridad de sus miembros. No nos equivoquemos, sin embargo: estas instituciones abarcan lo que podríamos definir como una cuota de mercado específica para clientes que no pueden acceder a un mercado superior. Es decir, y trivializando, son como la tienda de electrodomésticos que ofrece a sus clientes ventiladores, en lugar de inalcanzables aires acondicionados. Al cabo esto es el reflejo social de la necesidad, por parte de grupos que pertenecen a una burguesía de corte raso o como mucho medio, de legitimar un ascenso imaginario, la asunción del premio que supone coronar de este modo -aunque sea un modo espurio- una por otra parte honrada y productiva vida profesional, pongamos por ejemplo.

El increíble Evgeni Minchev von Bul (sí, sí, es el de la izquierda)

Veremos también -cómo no- chapotear resplandecientes en estos charcos y lagos a listos y aprovechados autoproclamados descendientes legítimos e incontestables de tales o cuales casas  reales -o incluso imperiales, ¿por qué no?-, vestidos y decorados como el gran visir de Solimán el Magnífico o como la propia reina de Saba, que además hacen caja gracias a la ingenuidad (o a la vanidad) de sus desprevenidos clientes. Algunos de ellos, se lo aseguro, son inefables.

Es que ya no se respeta nada, oiga

Las argucias pueden ser múltiples: reconstruidas órdenes del Temple, falsificadas órdenes de Malta -de esas hay docenas-, plagiadas órdenes de Carlos III;  o, buscando la homonimia, se usan topónimos venerables -tales como el de la española orden, por ejemplo, de Santiago- para recrear, muchas veces con heráldicas más propias de un centro comercial que de dicha venerable disciplina armera, ceremoniales medievales que, en tal contexto, no tienen ni pies ni cabeza. Esto ha hecho levantar la cabeza, entre otras instituciones del mayor respeto, a la Iglesia Católica: que en una conocida nota de prensa de su Secretaría de Estado deja muy claro qué es correcto y qué no (refiriéndose, lógicamente, a aquellas corporaciones que se hallan directamente bajo su amparo). Aunque no parece que haya servido de mucho, ya que estas órdenes siguien proliferando muy a sus anchas, y sus inefables comendadores y grandes maestres haciendo de las suyas por ese campo sin roturar que es Internet. ¿Algo inevitable? Pues me temo que sí.

«Royal regalia» en sillas de plástico, y un clon de Elton John

En fin, y como suelo, les adjunto diversos enlaces al fenómeno, para saber más, conocer más, y ¿cómo no?, también pasar una divertida jornada de sábado. Hay mucho más, pero entonces la entrada de hoy  se haría eterna. De lo mejor es este blog dedicado a mostrarnos las andanzas de los titulares de estas órdenes falsas, con su complemento en redes sociales: https://faketitlesandorders.wordpress.com/
https://www.facebook.com/FakeOandT/
El Catholic Herald, sobre el tema: http://www.catholicherald.co.uk/commentandblogs/2012/11/15/fake-equestrian-orders-what-drives-men-to-playact/
En Facebook, uno de los pantanos virtuales donde chapotean felizmente estos sujetos: Chivalric Fantasists and Would-be Knights: https://www.facebook.com/chivalricfakes/
Una interesante reflexión sobre el tema: https://jeremyblevins.com/2017/02/26/the-allure-of-fake-orders-of-chivalry/
Sobre las falsas órdenes de san Juan de Rodas y de Malta: http://www.geocities.ws/maltesefakes/stjohn1.html
http://www.defence.gov.au/Medals/_Master/docs/DHAM/48B.pdf
Falsos templarios: https://www.facebook.com/prec.esp/